Ambición y muerte

López Obrador necesita urgente un plan para la recomposición social y eso aún no lo hemos escuchado

Ambición  y muerte

Cuando platiqué en entrevista de radio con Tatiana Clouthier, coordinadora de campaña de Andrés Manuel López Obrador, hablamos del festejo de miles de personas que de manera espontánea se dieron cita en el Zócalo capitalino; la percepción de una transición tranquila y que el país se encontraba en paz. Clouthier me dijo que el país aún no estaba en paz, que estaba literalmente en guerra y que ésa era la tarea que habrá de asumir la siguiente administración, la de pacificar el país.

No podemos hablar de un México en paz si nos seguimos enterando de enfrentamientos y asesinatos, me dijo.

Aun cuando la noticia del triunfo del candidato de Morena provocó felicidad y esperanza a millones de mexicanos, esto no ha sido suficiente para evitar actos de verdadera barbarie en el territorio nacional. El primer ejemplo es lo ocurrido el lunes pasado en la comunidad de Santa María Ecatepec, en la sierra Sur de Oaxaca, en donde 13 personas fueron asesinadas, otra herida y una más desaparecida, luego que habitantes de San Lucas Ixcotepec abrieron fuego contra ellos por la disputa de un terreno agrícola en el cual se realizaban labores de limpieza para empezar su cultivo.

El segundo caso ocurrió ayer, en la comunidad Binola del municipio de Tezontepec de Aldama, en el estado de Hidalgo. Esta región se caracteriza por la perforación de ductos y robo de combustible. Hombres civiles armados abrieron fuego contra los ladrones de gasolinas conocidos como huachicoleros en lo que las autoridades ya identifican como un conflicto por el control de las tomas ilegales de combustible. En los hechos murieron tres hombres y una mujer resultó lesionada por arma de fuego. El lugar es resguardado por elementos del Ejército Mexicano.

En la Ciudad de México suman ya 27 asesinatos entre dos bandas que se disputan el control de más de dos mil pequeños establecimientos de venta al menudeo de estupefacientes. La Unión Tepito y la Anti-Unión están enfrascados en una guerra campal en las delegaciones: Cuauhtémoc, Benito Juárez, Iztacalco, Coyoacán, Venustiano Carranza, Miguel Hidalgo y Gustavo A. Madero. Una cosa es ver festejar a las personas un triunfo electoral o un triunfo de la Selección Mexicana de Futbol y otra cosa muy distinta es ver la manera en la que entre mexicanos se disputan el poder, el dinero fácil y las posesiones.

Éste es el México bronco que vaticinó en 1978 Jesús Reyes Heroles y que hereda Andrés Manuel López Obrador, una sociedad crispada, deshumanizada y ensoberbecida.

López Obrador necesita urgente un plan para la recomposición social y eso aún no lo hemos escuchado.

Corazón que sí siente: El papa Francisco se apareció en la boda de un guardia suizo y una trabajadora del Vaticano para presidir la celebración. Al estilo de Sugar de Maroon 5, los 
novios no daban crédito del hecho.

Para recordarlo toda la vida.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano