El Frente: Sus millones, sus spots, su ejército…

La columna vertebral de PAN-PRD-MC es la operación electoral conjunta en los 16 estados que gobiernan estos partidos, la mitad del país y los más poblados


El engrudo que une al Frente Ciudadano por México, el amasijo de partidos de derecha e izquierda que formalizó en el Instituto Nacional Electoral (INE) una alianza política que trama convertirse en coalición electoral en 2018, es dinero, spots y estructura.

Aunque discursivamente su fin último y superior es el derecho de los mexicanos a conquistar la felicidad, como recitó Agustín Basave, y que el PAN retome la opción preferencial por los pobres, como dijo Ricardo Anaya –un concepto de la Teología de la Liberación que jamás ha existido en su partido–, el Frente logró perfilarse como una potente fuerza electoral.

Primero: El Frente –que no fue amplio ni ha sido opositor a Enrique Peña Nieto– dispondrá de recursos económicos inéditos para sus campañas: Dos mil 591 millones de pesos de dinero público –una impudicia ante la pobreza de la mitad de los compatriotas–, sin incluir lo que recibirá de los órganos locales de los 31 estados y la Ciudad de México.

Esta cantidad (sumados los mil 281 millones del PAN, 773 millones del PRD y 537 de MC) casi iguala a los 2 mil 686 millones que tendrá el PRI, sumados sus mil 689 millones con los 578 del Verde y los 419 del partido Nueva Alianza, sus aliados, sin incluir tampoco los recursos estatales y las aportaciones privadas.

Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador, tendrá 650 millones que, sumados a los 376 millones del Partido del Trabajo, suman mil 36 millones de pesos, menos de la mitad de sus rivales.

Segundo: La alianza PAN-PRD-Movimiento Ciudadano sumará también, en una sola estrategia, los spots de radio y televisión que, a cargo a tiempos del Estado, asigna el INE y que, para las campañas de 2018, ascienden a 20 millones de impactos, al mitad de los cuales, al menos, será para ellos.

Y tercero: La debilidad estructural de cada uno de los tres partidos será compensada con un ejército conjunto para cubrir las 155 mil casillas electorales que se instalarán el 1 de julio, cuando se disputarán 3 mil 416 cargos.

Pero la columna vertebral de PAN-PRD-MC es la operación electoral conjunta en los 16 estados que gobiernan estos partidos, la mitad del país y que son los más poblados como la Ciudad de México, Veracruz, Puebla, Guanajuato, donde anidan prácticas fraudulentas.

Ante este escenario es apetecible la candidatura presidencial: Anaya se perfila ante el veto a Margarita Zavala y porque Rafael Moreno Valle concita repudio. Si él es el candidato, renuncio al PRD y me voy con Andrés Manuel. ¡Es un sátrapa!, me dijo Basave.

Si Anaya cae, Javier Corral es el suplente. El Frente, que fichó a José Woldenberg como redactor del programa, tampoco ve segura a Alejandra Barrales para la capital y apuntan a Emilio Alvarez Icaza.

Y el exombudsman quiere: Prefirió ir al Encuentro Chihuahua con Corral, Cuauhtémoc Cárdenas, Gustavo Madero, Guadalupe Acosta Naranjo a honrar su palabra de recibir la marcha de Javier Sicilia contra el represor Graco Ramírez…

Columna anterior: El PAN despedazado también por Peña

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRealidad política definirá futuro

Realidad política definirá futuro