All you need is love

Festejar el amor es celebrar la vida. Por eso escribo esta columna para compartirles mi punto de vista ante una palabra tan especial

All you need is love

Hoy me encuentro tratando en vano de escribir algo ingenioso o innovador acerca del amor, tengo que aceptarlo: ¡en qué buena bronca me he metido!

Y no es por falta de experiencia, pues creo que en mi vida he amado y he sido amado en casi todas las conjugaciones del verbo. Tampoco es por falta de recursos ni referencias, pues con tan sólo wikipediar la palabra amor aparecen en la pantalla tantos y tan variados resultados que me resulta prácticamente imposible decidirme por dónde empezar…

Creo que lo mejor será llenar esta página vacía con lo primero que se me viene a la mente y comenzaré por decirles que nunca antes y nunca después una sola palabra ha logrado reunir en sus cuatro letras tanto poder. El amor es locura, salvación, recuerdo, sortilegio o quimera… A veces nos cuesta todo y a veces no vale nada…

La ciencia ha querido demostrar que el amor es una simple combinación de hormonas liberadas por el hipotálamo y el amar reside en el cerebro, pero nadie ha logrado explicarnos porqué un corazón sin amor, es un barco que navega de noche y sin brújula por los mares de la soledad.

 


Uno de mis grandes amores ha sido la música y por allí puede que está la respuesta que sigo buscando. En el amanecer del Rock and Roll, Enrique Guzmán afirmaba con inocencia que: El amor es una cosa esplendorosa, pero conforme pasó el tiempo los rockeros británicos de Roxy Music cambiaron el sentido del amor afirmando que: El amor es una droga. En la era disco John Paul Young nos puso a bailar con aquello que decía que: El amor está en el Aire, y así la lista de canciones dedicadas al amor sigue y sigue, y quizás nunca termine…

Poniéndome un poco en plano culto, les diré que Manuel de Falla comparó al amor con el fuego fatuo al que: le huyes y te persigue, lo alcanzas y echa a correr, pero para mí la clásica versión de lo que es el amor, es la que cantó Elvis y estoy de acuerdo con él en que: Can’t Help Falling In Love With You.

El arte sin amor no tiene sentido, una vida sin él es un vaso lleno de vacíos, y para el amor no existe una fórmula o una ecuación. Lo cierto es que el amor sólo tiene sentido cuando se vive en carne propia, pero sin egoísmo, pues quien se ama a sí mismo más que a nada, no puede pretender amar a nadie más sin fracasar en el intento.

Como todo en nuestro entorno, el amor es evolución y revolución. Hoy el amor se acepta singular, dual, plural o virtual; y en la era del amor punto com; la tecnología nos está llevando a hacer del amor un algoritmo; una simple aplicación sintética de la soledad online.

Este mes de febrero la tradición, la costumbre y la mercadotecnia coinciden en festejar al amor y celebrar la amistad, otra de las poderosas expresiones del amor. Tengo que confesarles, con algo de presunción, que por lo menos hoy mi amor es correspondido. Amo intensamente a mi mujer, a mis hijos, a mis amigos y también a todos ustedes que quizás no me conocen, pero amo que hayan llegado hasta aquí, leyendo lo que pienso del amor.

Quiero decirles que el amor para mí es como un constante caminar en el que andando y desandando, entre atinos y desatinos, el amor llega siempre a su destino.

Feliz Día del Amor, y como dice la canción All you need is love.

¿Te gustó este contenido?