Alito se va al gabinete de AMLO

Inicia la sucesión del PRI, Alito se juega sus cartas con Andrés Manuel López Obrador y va en la delantera

José Luis Camacho Acevedo / El Heraldo de México
José Luis Camacho Acevedo / El Heraldo de México

La semana pasada el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, enseñando maneras de político con una movilidad impecable, fue tema en los medios de comunicación por sus entrevistas con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

FOTO: ESPECIAL

 

Primero fue un desayuno de Alito con AMLO en Champotón, y después una larga audiencia en Palacio Nacional el fin de semana.

Los analistas de bote pronto comentaron que en Campeche, Alito y AMLO habrían tocado el tema de la sucesión de la presidencia nacional del PRI.

Con mucho oficio el campechano en las horas siguientes a esos comentarios hizo circular en redes sociales una declaración en la que puntualizaba que su relación con el Presidente era sólo institucional.

Pero, los analistas de fondo comentaron que si Alito y AMLO no tocaron el tema de la sucesión en el PRI, entonces cobraban fuerza las versiones de que las pláticas sondearon la posibilidad de que el mandatario campechano, una vez que entregue la presidencia de la Conago en mayo al queretano Francisco Domínguez, se podría incorporar al gabinete del tabasqueño en una de las áreas que le han fallado y que tienen al de Macuspana molesto. Pues sí, Alito puede llegar al gabinete presidencial en mayo.

 

FIN DEL CHAYOTE EN TIEMPOS DE RAMÍREZ CUEVAS

Comienza la guerra entre los medios de comunicación tradicionales y los alternativos como los youtubers, por los recursos públicos

FOTO: CUARTOSCURO

 

El fin de semana el gobierno federal dio a conocer a través de su jefe de Comunicación Social, Jesús Ramírez Cuevas, los lineamientos que marcarán la relación gobierno-medios en el presente sexenio.

El documento advertía que el gasto del gobierno en medios de comunicación ya no sería ni para control y menos para premiar o castigar tanto a empresas como a periodistas. El gasto en publicidad será austero y de ninguna manera asumirá un carácter selectivo.

Llegó pues el fin del chayote. Una práctica que tanto daño ha causado al móvil original de los medios en su papel de ser críticos objetivos de la acción gubernamental y no caer ni en el halago que busca prebendas o en los señalamientos que traen sello o partidista, o empresarial o, en el último de los casos, de pleito personal con el Ejecutivo.

En los lineamientos quedó la impresión de que el gobierno se sigue guardando la posibilidad de equilibrar a los medios de manera por demás discrecional.

También quedó como una política difusa la que seguirán con medios digitales y electrónicos.Pareció demasiado quijotesca la pretensión de esos lineamientos, y todo estará en esperar para ver si la terca realidad no los hace recular más temprano que tarde.

 

JULIO SCHERER NO ES ASESOR DE LÓPEZ OBRADOR

El consejero jurídico de Presidencia no se mete en los aspectos políticos de la administración de Andrés Manuel López Obrador

FOTO: ESPECIAL

 

La polémica desatada por el ya muy famoso memorándum que envió el presidente Andrés Manuel López Obrador a los secretarios de Educación, Esteban Moctezuma; de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y de Hacienda, Carlos Urzúa, cumplió, como lo manifestó el propio primer mandatario, abrir un debate de la pertinencia de derogar la muy mal hecha Reforma Educativa del expresidente Enrique Peña Nieto.

No hay duda que los extitulares de la SEP en el sexenio peñista, Emilio Chuayffet, el fifí y expresidente de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño y el exvocero salinista Otto Granados, fueron instrumentos de una maquinación para sepultar a Elba Esther Gordillo.

La Reforma Educativa tenía alguna razón de ser, lo cierto es que nunca fue aceptada por la base magisterial del SNTE y porradicales de la CNTE.

El memorándum del diablo que envió López Obrador trató de poner en tela de juicio el papel de Julio Scherer Ibarra como encargado de los asuntos jurídicos de la Presidencia, adjudicándole un papel de asesor o consejero presidencial que nunca ha tenido.

Si con Peña Nieto el abogado Alfonso Humberto Castillejos Cervantes se metía en asuntos políticos, el caso de Scherer Ibarra es totalmente distinto. Scherer a lo jurídico, y nada de político.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas