¿Por qué tan trajeaditos?

Cuando explicaban sobre aguas profundas al futuro director de Pemex, los detuvo: ¡Ni lo toquen, se va a parar!

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Allá en lo alto de la torre de Pemex, en el piso cuarenta y tantos, Javier Hinojosa Puebla, director general de Pemex Exploración y Producción, y cuatro de sus subdirectores aguardaban al futuro director de Pemex, Octavio Romero Oropeza y a su equipo.

Se trataba de una reunión de transición. Apenas ingresaron al salón, Romero miró a sus anfitriones y soltó:

-¿Por qué tan trajeaditos? Esto va a cambiar…, aquí venimos a trabajar.

El tabasqueño y los suyos iban con jeans y camisas deportivas. Ya podrán imaginar lo que callaron los aludidos.

Hinojosa –ingeniero petrolero con 35 años de experiencia en Pemex, premio nacional de Ingeniería Petrolera— dejó pasar el comentario del miembro del equipo de Andrés Manuel López Obrador e inició con la exposición de la situación actual de los pozos de petróleo en el país.

Cuando llegó el momento de explicar la situación en aguas profundas, Romero –quien dirigirá la empresa que más aporta al presupuesto del país-, los detuvo de tajo:

-¡Eso ni lo toquen, porque se va a parar!

Mejor expuso lo que él –ingeniero agrónomo, oficial mayor del GDF con AMLO- y el presidente electo deseaban:

-Queremos, cuando menos, 50 plataformas para maximizar la producción de crudo –diría-, porque es necesaria para la refinería del Presidente (la de Dos Bocas, Tabasco).

Los funcionarios de Pemex le explicaron que no hay capacidad para construirlas, que son carísimas, que tomaba casi dos años construir una y que eran innecesarias porque las plataformas que tiene Pemex se mueven de una locación a otra, conforme se van explotando los yacimientos. Por añadidura, dijeron fun-cionarios, el tema de las aguas profundas es medular, pues México no cuenta ya con grandes yacimientos someros.

—Tienen que entrar en aguas profundas si quieren abastecer la refinería de su Presidente… —dijo Hinojosa con cierta jiribilla.

Romero reviró: Nosotros vamos a poder! Vamos a juntar a los productores de plataformas y hasta más baratas las vamos a conseguir y en menos de dos años.

Al ver los rostros de preocupación en Hinojosa y los suyos, Romero buscó calmarlos: No se preocupen por eso…; Andrés Manuel mandó hacer un hospital y lo tuvieron en un año. Así que lo vamos a hacer.

A partir de ahí, los funcionarios de Pemex se retrajeron. No volvieron a decir palabra. Les quedó claro que quienes estaban por llegar no tenían remedio. Ni caso discutir con ellos. Más bien, hora de hacer maletas. Desde su perspectiva, todo lo avanzado en este sexenio iría para atrás: Volveremos a la época cavernícola, concluyeron.



GEMAS: Obsequio de Andrés Manuel López Obrador: (La Reforma Energética) no funcionó…, fue un vil engaño. Tenemos por eso que intervenir. Ya no vamos a buscar culpables. Ya nada más es decir: hay que enfrentar este problema.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo