Algunos juniors en acción

Quiere convertirse en defensor de empresarios que no quieren ni neoliberalismo ni neopopulismo

Luis_Soto_
Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

A los observadores políticos les llama la atención que el hijo del primer presidente neoliberal de México haya iniciado un road show por varios medios de comunicación para informarle a la población que no es cierto que vayamos requetebién en materia económica, como presume el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El susodicho aprovecha el tiempo que le conceden para reproducir un video —muy didáctico, dicen sus paleros— en donde reconoce que fracasó el modelito económico que operó en México desde 1982, que empezó con la venta de empresas paraestatales de todos los sectores, impulsada por el entonces secretario de Programación y Presupuesto, Carlos Salinas de Gortari. Fracasó, agrega aquél, porque engendró pobreza, desigualdad, corrupción; y de 2000 al 2018 elevado índice de violencia. Subraya que en los 30 años que duró el neoliberalismo, el crecimiento económico fue mediocre, lo que todo México ya sabía.

¿Por qué el junior —quien ocupó cargos en gobiernos priistas y panistas— reconoce por un lado que los neoliberales le dieron en la madre a este país, y por otro, critica el modelo neopopulista del presidente López Obrador, que pretende con programas y decisiones combatir las lacras que engendraron los neoliberales?

Algunos sospechan que con el doble discurso quiere convertirse en defensor de empresarios que NO quieren ni neoliberalismo ni neopopulismo, sino un modelo Roll Royce, y tumbarle el puesto al presidente del Consejo Coordinador Empresarial caracterizado por callar y obedecer al jefe de la Oficina de la Presidencia. ¡Ya saldrá el peine!

***

AGENDA PREVIA: Hijo de tigre, pintito. Si Napoleón Gómez Urrutia le sacó la firma a su padre Napoleón Gómez Sada cuando éste se encontraba intubado y al borde de la muerte (octubre del 2001) para que le heredara el sindicato de mineros, y mediante triquiñuelas consiguió que Alberto Bailléres le extendiera una constancia de auxiliar administrativo en la minera Peñoles para poder legitimarse como líder de la organización sindical, por qué su junior, Napitito, no podría utilizar a un impostor para engañar al SAT y obtener su Firma Electrónica Avanzada (FIEL).

Lo que mal se aprende nunca se olvida. Desde que Napoleón Gómez Sada enfermó en 1999, su hijo se autoeligió secretario general suplente del Sindicato de Trabajadores Mineros de la República Mexicana, con el argumento de que el padre le había heredado el negocio, lo cual iba en contra de los estatutos de la organización, pues Gómez Urrutia nunca fue minero, requisito indispensable para dirigir el sindicato. Pero mediante triquiñuelas se apoderó del organismo. Después de la explosión en Pasta de Conchos y acusado de fraude por 55 millones de dólares, huyó a Canadá.

Qué bueno que el presidente López Obrador prometió que se investigará el caso de Napitito y que no habrá impunidad. Aunque a lo mejor el junior del hoy senador también huyó a las montañas canadienses.

[email protected]

@LUISSOTOAGENDA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónJaime Núñez / Al mando / Heraldo de México

Tejen lazos por la salud