¿Alguien puede pensar en las niñas, por favor?

La infancia mexicana vive graves situaciones de violencia, pobreza, inequidad y desatención que amenazan su presente y futuro

Circe Camacho / Opinión El Heraldo de México / Columna Invitada

En México, 3 de cada 4 menores de 9 a 11 años de edad consideran que es normal que mamá se quede en casa a cuidarlos, mientras papá sale a trabajar. Es decir, viven en una arraigada y estereotipada cultura machista que se traduce en discriminación y falta de oportunidades para las niñas y mujeres que habitamos en este país.

De hecho, la infancia mexicana vive graves situaciones de violencia, pobreza, inequidad y desatención que amenazan su presente y futuro.

La UNICEF revela que más de la mitad están en situación de pobreza. Si son indígenas, la cifra se eleva a 91 por ciento. De cada 10, uno padece desnutrición crónica, y otros tres, sobrepeso u obesidad.

Cuatro de cada cinco estudiantes de sexto no alcanzan los logros esperados en lenguaje y comunicación.

Pero eso sí, siguen siendo buenos para el trabajo: 3.2 millones de niñas y niños de 5 a 17 años de edad trabajan en actividades económicas no permitidas o en quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas.

Además, están expuestos a altos niveles de contaminación en el aire, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Y su hogar no necesariamente los protege. En nuestro país, 7.4 millones de viviendas están construidas con materiales precarios. De los 34 millones de casas que hay en el país, 9.4 millones tienen un rezago habitacional, es decir, carecen de drenaje, tienen materiales precarios o presentan hacinamiento.

A todo esto, debemos añadir las situaciones de violencia a las que se enfrentan nuestras niñas, niños y jóvenes.

Entre 1998 y 2018 fueron asesinadas 31 mil niñas y jóvenes de cero a 19 años de edad. Mientras que de enero a junio de 2019, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública contabilizó 25 mil 277 delitos contra la libertad y la seguridad sexual, como violación simple y equiparada, hostigamiento, acoso sexual, abuso, incesto y otros crímenes.

Lo cierto es que estamos envejeciendo como sociedad y cada vez tenemos menos niñas, niños y adolescentes. De acuerdo con proyecciones del Conapo, para 2050 las niñas y niños sumarán casi 25 millones y representarán 16.6 por ciento del total de la población.

Actualmente, el Inegi contabiliza 38.3 millones de niñas, niños y adolescentes en México, quienes representan 30 por ciento de la población total.

Por ello es urgente repensar el modelo económico y reducir la desigualdad. Aunque para erradicar todas estas situaciones que ponen en peligro a nuestras niñas, niños y jóvenes también necesitamos crear una cultura de paz, la cual debe estar presente desde la niñez, a fin de garantizar espacios libres y seguros para todas y todos.

Es cierto que el Estado tiene mucho camino que recorrer, pero como sabemos, todo cambio cultural es imposible sin la participación de cada uno de nosotros. ¿Y tú, qué estás haciendo para proteger a nuestra infancia?

POR CIRCE CAMACHO BASTIDA

COORDINADORA DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PT EN EL CONGRESO DE LA CDMX 

@CAMACHOCIRCE

edp

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.