Algo raro pasa en Veracruz

En los primeros días del gobierno de Cuitláhuac García, tres ex colaboradores de Javier Duarte han salido de prisión

Manuel López San Martín / Definiciones / Heraldo de México

Una extraña coincidencia o con una perfecta sincronía han puesto en la calle a los hombres más cercanos a Javier Duarte, a sólo cinco días de que asumió la gubernatura Cuitláhuac García.

Hace una semana estaban presos, ahora caminan fuera de la cárcel. Uno a uno los principales colaboradores del ex gobernador veracruzano, se van burlando de la justicia. Uno a uno salen quienes son corresponsables del mayor saqueo a las finanzas públicas en la historia del país, y la violencia que sangra la entidad.

Pacho Viejo, el penal en el que medio gabinete de Duarte estaba recluido, se va quedando sin inquilinos.

En los primeros cinco días del gobierno que encabeza Cuitláhuac García, tres ex colaboradores de Javier Duarte han salido de prisión y obtuvieron el beneficio de enfrentar en libertad su proceso penal por corrupción. El gobernador culpa al Fiscal Jorge Winckler –cercanísimo a Miguel Ángel Yunes-, a quien quiere echar; y el Fiscal regresa la cortesía. Algo raro pasa.

El ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez, obtuvo el miércoles el beneficio de enfrentar las acusaciones por enriquecimiento ilícito y desaparición forzada, en libertad. Pagó un millón de pesos y se fue a su casa. En un estado convertido en cementerio, donde las fosas clandestinas abundan, uno que concentra el mayor número de desaparecidos en el país y donde más periodistas se asesinan, el responsable de la seguridad en el gobierno de Duarte, señalado de cómplice, puede pasearse libre por las calles.

Un par de días antes, Mauricio Audirac, ex secretario de Finanzas, el hombre que abría y cerraba la llave del dinero público, obtuvo un amparo para continuar en libertad el proceso penal en el que se le imputan desvío de recursos, asociación delictuosa y peculado.

En Veracruz hubo decenas de miles de millones de pesos sin justificar; el mayor desvío desde las arcas públicas en la historia de México, dijo el ex titular de la Auditoría Superior de la Federación, Juan Manuel Portal. El encargado del manejo de los recursos, también se saborea la impunidad.

También esta semana, Francisco Valencia, ex director de la Comisión de Agua del estado, acusado de coalición, peculado, tráfico de influencias, incumplimiento de un deber legal y el presunto desvío de 435 millones de pesos, recibió un regalo de la jueza Alma Aleida Sosa Jiménez —que lleva los casos de los varios ex duartistas presos—, quien modificó la prisión preventiva que se le impuso tras su detención en abril de 2017 y le permitió enfrentar su proceso en libertad.

Demasiada coincidencia. Algo raro pasa en Veracruz. Algo huele mal. Algo apesta.

-OFF THE RECORD

Siguen Luis Ángel Bravo, el ex titular de la Fiscalía General del estado, y Georgina Domínguez, ex vocera de Javier Duarte. La impunidad campea.

 

Por MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN

@MLOPEZSANMARTIN

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno, malo y feo

Bueno, malo y feo