Alertas: El autoritarismo

En el plano organizativo el autoritarismo se manifiesta por un solo partido o movimiento único; se apoya en la acción de las “masas”, a veces a través del terror

Alertas: El autoritarismo

Un fantasma recorre el mundo: el ultranacionalismo de extrema derecha y el populismo. Sus elementos: el autoritarismo, el fascismo, la xenofobia y el racismo. Hay una regresión en la historia de la humanidad.

El autoritarismo no se limita a destruir las capacidades políticas del hombre, aislándolo en relación con la vida política; como lo hacen las tiranías y los despotismos, tiende a destruir también a los grupos, a los partidos y a las instituciones que forman el tejido político-social del hombre, convirtiéndolo en un ser más, y privándolo hasta de su propio yo.

En el plano organizativo el autoritarismo se manifiesta por un solo partido o movimiento único; se apoya en la acción de las masas, a veces a través del terror. Cultiva una creencia fanática del líder.

Quienes no estén de acuerdo se les aplica, por la masa, violencia física y verbal en las calles, en sus trabajos o en sus escuelas, protegidos por los discursos autoritarios y mesiánicos

Estos retrocesos políticos tienen como objetivo formar Estados autoritarios a partir de un solo hombre o mujer, en el caso de Marine Lepen, en Francia.

Muestran ascenso en el poder: Alemania, Hungría, Turquía, Polonia, Filipinas, Austria, Brasil, Colombia, Venezuela.

No olvidemos que fue a través del voto como llegó Adolfo Hitler a gobernar Alemania, y Benito Mussolini en Italia.

Sin el voto se dieron casos en Rusia, con Stalin; Corea del Norte, China y, con mucho lamento lo digo, con Fidel Castro, en Cuba.

El racismo ha sido uno de los males de la humanidad. Se da, y se ha dado, entre blancos, negros, judíos, árabes, asiáticos, contra los grupos indígenas, apareciendo como práctica la xenofobia, el fanatismo y el nacionalismo. Predominio de una raza contra otra. El nazismo aún tiene vida.

Toda esta basura la vimos en el asesinato de los 11 judíos en su Sinagoga Árbol de la vida, en la ciudad de Pittsburgh, y lo vemos a diario en el mundo. En especial con el que gobierna Estados Unidos. Un racista, xenófobo: Donald Trump, quien sigue protegiendo a la Asociación del Rifle, en ese país.

El asesino blanco ya había comprado seis rifles sin problema; y en Brasil, el fascista Jair Bolsonaro será presidente, con 55 por ciento de los votos. Llegó por el fracaso del Partido del Trabajo y de su líder moral, Lula. La izquierda, derrotada, y América Latina hacia el autoritarismo.

En México, tan joven en su régimen democrático, empieza a verse debilitado el Poder Legislativo, sin independencia frente al Ejecutivo federal, y con golpes fuertes al Poder Judicial.

Un poder monopartidista. ¿Volver al Estado presidencial? Esto va en contra del Estado liberal, democrático y plural.

 

Ramón Sosamontes

@SOSAMONTES

JEFE DE LA OFICINA DE LA SECRETARIA DE DESARROLLO AGRARIO, TERRITORIAL Y URBANO

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónTal cual

Tal cual