Alerta colombiana en la ciudad

Desde 2015 operan en la capital bandas de colombianos que se dedican a los préstamos extorsivos

Esperanza Barajas / Primer Cuadro / Heraldo de México
Esperanza Barajas / Primer Cuadro / Heraldo de México

Desde hace algunos años, los habitantes de la Ciudad de México notaron la ola de migración de colombianos a distintas colonias para hacer todo tipo de actividades lícitas o ilícitas. Ahora, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, pone en alerta por las extorsiones conocidas como gota a gota.

Sheinbaum Pardo indica que el tema se lo puso en la mesa la gente durante las audiencias públicas, el asunto es que de este tipo de extorsión a partir de préstamos tiene varios años aplicándose a pequeños comerciantes, ambulantes y población en general.

Hace algunos años, ambulantes y comerciantes con puestos semifijos en los alrededores de la estación Chilpancingo del Metro, comentaban que estaban cansados del gota a gota y algunos iban a perder su puesto porque eran impagables los intereses o no aceptaban que se liquidara la deuda.

En Iztapalapa, en los taxis que hacen base en los centros comerciales, choferes de la nada ofrecían este tipo de préstamos. El pretexto era que un familiar andaba con unos colombianos y prestaban dinero barato para ayudar a la gente a salir de algún apuro económico.

En la Central de Abasto eran colombianos los que organizaban esas loterías y rifas entre dueños de puestos y trabajadores, participaban por cinco pesos por boleto y se podía ganar varios miles.

Por eso fue importante que la jefa de Gobierno abordara el tema y explicara que desde 2015 se tenía conocimiento de este tipo préstamos que terminaban en extorsión por parte de una red que empezó con colombianos y ha integrado a mexicanos. En lugar de erradicarse se expandió por toda la ciudad.

Es difícil contar con cifras exactas porque en la ciudad y en el país las autoridades hacen un baile de números. En noviembre de 2018, la Secretaría de Seguridad Pública informó sobre la presencia de los sudamericanos y las bandas que operaban. Se dijo entonces que había 254 extranjeros detenidos por diversos delitos, de los cuales 134 eran de nacionalidad colombiana, o sea, más de la mitad.

En dos meses se habló que participaban en delitos como robos a transeúnte, casa–habitación y a cuentahabientes; delitos contra la salud y fraudes; en mayo de 2018, el sistema penitenciario de la Ciudad de México reportaba 222 presos extranjeros, de los cuales 96 eran colombianos; de acuerdo con las cifras que se reportan, en 2019 se dice que hay 199 extranjeros en un centro de reclusión y 71 son de Colombia.

El asunto es que las bandas colombianas se trasladaron al país, porque hay tanta impunidad que delincuentes encuentran una zona fructífera para sus actividades, si bien el tema del gota a gota lo tiene en la mira el Gobierno de la CDMX, es importante que se amplíe el panorama de operaciones ilícitas que estos grupos cometen.

No se trata de estigmatizar a la gente por su origen, pero es indispensable la coordinación con las autoridades migratorias.

 

[email protected]

@esbarajas

¿Te gustó este contenido?