Una pregunta a la Cruz Roja

¿Cómo y en qué se han gastado las donaciones del público y de empresas nacionales y extranjeras para la reconstrucción tras los sismos de septiembre?

México encontró respuesta inmediata de su gente, así como de otras empresas nacionales y extranjeras con donativos en especie y económicos para ayudar a la reconstrucción de las zonas devastadas por los sismos de septiembre. ¿Pero quién maneja los recursos? Se habla de una suma de más de 56 millones de dólares los que han sido captados.

El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, dijo en un encuentro con diputados que el gobierno de Enrique Peña Nieto desconoce el paradero de la bolsa. En un país que tiene los peores índices de corrupción a nivel mundial urge conocerse el destino, más cuando hay comunidades en las que aún hacen faltan, incluso, lonas para que las familias puedan resguardarse de las lluvias luego de perder sus casas.

La Cruz Roja es, según Meade, la que recibió directamente los aportes al menos de Coca Cola, Faceebook, Samsung, Google y Apple, por lo que el presidente nacional del organismo Fernando Suinaga Cárdenas está obligado a informar el uso y manejo del dinero en efectivo porque son los damnificados los destinatarios.

Hasta ahora Suinaga Cárdenas no ha dicho cuánto es el total recaudado en la cuenta que puso a disposición del público. En los días siguientes a los terremotos, el patronato pidió dejar de donar agua porque fue uno de los principales productos que se pusieron a disposición de los afectados. Dinero es lo más sencillo y práctico de donar en estos momentos, pidió la Cruz Roja.

A nadie debería molestarle que haya desconfianza en el manejo del dinero, menos cuando el país atraviesa por uno de los años de mayor corrupción y escándalos en todas las escalas. ¿Llegan realmente los donativos nacionales e internacionales a los afectados por el sismo? No lo sabemos.

Además de las empresas internacionales ya citadas, la Cruz Roja recibió mucha más ayuda. Por ejemplo, en los días de contingencia por cada peso que una persona donaba en las más de 15 mil tiendas Oxxo para las víctimas, Femsa donaba otro peso más.

Así como la sociedad civil venció la apatía y desconfianza al solidarizarse y ayudar en esta campaña, debería exigir también a Fernando Suinaga Cárdenas transparentar el destino del dinero. Malas experiencias ha habido en el ámbito internacional y en tragedias como la que vivió México. La Cruz Roja Americana tras recaudar 500 millones de dólares para las operaciones de socorro después del devastador terremoto en Haití en 2010, sólo construyó seis casas. Eso se supo gracias a una investigación realizada por la organización sin fines de lucro Propublica y la organización NPR, luego de que la Cruz Roja puso en marcha el proyecto para reconstruir la zona en extrema pobreza. La ayuda, sin embargo, para más de 130 mil personas sólo quedó en seis casas.

Por eso el país necesita saber de la Cruz Roja mexicana en qué y cómo han sido canalizadas las aportaciones del público, así como de la empresas nacionales y extranjeras.

¿Te gustó este contenido?