Alejandra y la “chimoltrufia”

Alejandra Barrales hace saber a todas las corrientes políticas de la izquierda que si quieren casarse con el PRD tendrán que aceptar ciertas condiciones


Envalentonada porque el candidato del PRD a la gubernatura del Estado de México, Juan Zepeda, se colgó la medalla de bronce con más de 1 millón de votos en la elección del pasado domingo, la señora presidenta de ese organismo, Alejandra Barrales, hace saber a todas las corrientes políticas de la izquierda mexicana,  que si quieren casarse, no con ella sino con el cuasi extinto partido del sol azteca, tendrán que ofrecer una dote y aceptar ciertas condiciones, entre ellas que Andrés Manuel López Obrador le baje a la soberbia.

Que entienda López que el PRD tiene un valor y que hoy es tiempo ideal para que podamos platicar entre iguales, adelanta la seño Ale. Espérate mamita, que ustedes sea más iguales que otros, no significa que podamos ser iguales, podría responderle el tabasqueño. Bueno, bueno, lo único que le pedimos es que se reconozca al PRD y se nos respete para que podamos ir y acompañar un proyecto… porque seguimos siendo una alternativa viable para un gran número de mexicanos, insiste la señora. Y para el 2018 lo ideal sería una alianza natural de la izquierda. le insiste a López.

Algunos morenistas se quedaron perplejos por esta proposición indecorosa de Alejandra Barrales, sobre todo porque hace do semanas, antes de las elecciones del domingo, le propuso a Ricardo Anaya, dirigente del PAN crear un Frente amplio, que según ella no choca con la posibilidad e ir con la izquierda unida que jamás será vencida, y en donde ni López Obrador, ni Ricardo Anaya, ni Miguel Ángel Mancera serían los candidatos para el 2018.   Esta señora sí que fue fanática del comediante Groucho Marx, que en repertorio de chistes políticos tenía aquel que dice: estos son mis principios, pero si no les gustan tengo otros.   ¡Qué te pasa! Exclaman aquéllos. La Barrales es mejor porque sugiere que los principios de la izquierda desunida se unan con los principios de la derecha que está en las mismas condiciones.

Ah, qué mi Alejandra, se parece a la chimoltrufia, que como dice una cosa, dice otra. ¡No se hagan bolas!  Diría Salinas. Juan Zepeda, cuasi sucesor de las Barrales, no va a cambiar de aliado, él seguirá con el PRI… que le ha dado todo, apuntan los observadores.

 

AGENDA PREVIA

Pues lo dicho, dicho. Andrés Manuel López Obrador informó ayer que solicitaron al Instituto Electoral del Estado de México el recuento del cien por ciento de los. votos emitidos en la elección del domingo pasado, toda vez que encontraron un sinfín de irregularidades. Advirtió el tabasqueño que no reconocerán ninguna autoridad emanada del fraude electoral. Reiteró que la maestra de la maldad, perdón, la maestra Delfina Gómez Álvarez ganó la elección y la gobernadora legítima del Estado de México.  Prometió que el movimiento será pacífico. ¡Ah, bueno!

 

Columna anterior: Ricardo y el piojo

¿Te gustó este contenido?