Alejandra Martínez: Cuba, un extraño “ataque”

Los supuestos ataques con sonidos a funcionarios de EU, resultaron compatibles con el de los grillos

Alejandra Martínez: Cuba, un extraño “ataque”

Supuestos ataques sonoros contra personal diplomático estadounidense en Cuba en 2017 dieron pie, en parte, a que la actual administración enfriara la relación bilateral, en vías de deshielo con el gobierno de Barack Obama.

En septiembre de ese año, el Departamento de Estado de EU reportó que una veintena de sus funcionarios presentaron problemas de salud por supuestos ataques con un extraño sonido.

Según Washington, era probable que dispositivos sónicos fueran usados para emitir ondas sonoras inaudibles, pero poderosas para causar sordera.

Los síntomas reportados fueron mareos, confusión mental, sordera y hasta lagunas en el vocabulario básico, también afectaciones en el sistema nervioso; daños similares a los de una conmoción cerebral.

En consecuencia, Washington retiró a más de la mitad de su personal diplomático de la isla, expulsó a 15 funcionarios cubanos, y emitió una alerta de viaje.

Han hecho algunas cosas malas en Cuba. Algunas cosas muy malas, dijo entonces el presidente Donald Trump.

Pero científicos de la Universidad de California y la Universidad de Lincoln han estudiado la grabación realizada por un funcionario estadounidense que envió a la Marina.

Al compararla con bases de datos de cantos de insectos de la Universidad de Florida se encontró que el ruido es compatible con el de los grillos de cola corta de las indias, que abundan en El Caribe.

Aún no está clara la razón de los malestares, pero según el International Journal of Social Psychiatry, es sospechoso que ningún cubano sufriera síntomas, y se ha especulado que podría considerarse un asunto de histeria colectiva.

De hecho, la inteligencia estadounidense nunca se mostró convencida de que un ataque acústico causara daños cerebrales, porque no hay evidencia científica alguna de que algún aparato haga eso.

Tampoco se veía probable que el gobierno cubano estuviera tras la agresión, pues la isla comenzaba atraer turismo e inversores a consecuencia del deshielo. El ataque, simplemente hubiera sido un balazo en el pie.

El incidente recuerda a otro muy parecido ocurrido en 1981, cuando EU acusó a la Unión Soviética de supuestos ataques con armas químicas en Asia, que resultaron ser excrementos de abejas.

Pero aunque la principal prueba de las supuestas agresiones se desmoronó, no se descarta que los diplomáticos hayan sufrido un ataque.

Aunque analistas descartan la posibilidad de que el gobierno cubano haya sido autor, se ve más probable que grupos en contra del deshielo de las relaciones entre Washington y la Habana hayan buscado la forma de sabotearlas.

Según la cadena NBC, se sospecha de los rusos, también de fracciones conservadoras dentro del gobierno cubano, reacios a normalizar relaciones con Estados Unidos.

El asunto ahora es saber a quién o quiénes les interesa que no lleguen las inversiones de estadunidenses a Cuba.

Es claro que los supuestos ataques sónicos no existieron.

 

Por ALEJANDRA MARTÍNEZ
@ALEJANDRAMTZ_87

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo