Alejandra Martínez: Con víveres, la derecha acorrala a Nicolás Maduro

Si los militares ceden y los víveres y medicamentos entran a Venezuela, será una derrota para el chavismo

Alejandra Martínez / Coeditora Orbe
Alejandra Martínez / Coeditora Orbe / EL HERALDO DE MÉXICO

La llegada de gobiernos de derecha a EU, Colombia y Brasil fue un factor clave para empujar la juramentación de Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela.

A su arribo al poder, en enero de 2017, Trump preguntó a sus asesores de seguridad qué hacer con Venezuela y el régimen de Maduro.

De hecho, no tenía ni un mes en la Presidencia cuando recibió en la Casa Blanca a Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, líder del partido de Guaidó —Voluntad Popular—.

De acuerdo con la prensa estadounidense, en agosto de 2017, el magnate cuestionó ¿por qué Estados Unidos no puede invadir al país sudamericano? Para su entonces secretario de Estado, Rex Tillerson y el general H.R McMaster, serían muchas las consecuencias negativas de tal acción, como un rechazo de los países de la región.

Pero Trump es terco y según reportes, en al menos en dos ocasiones más, ha planteado a líderes latinoamericanos una opción militar para sacar a Maduro del poder.

El año pasado, tras reunirse por primera vez con el presidente Colombiano, Iván Duque, Trump lanzó comentarios como que un golpe militar contra Maduro triunfaría rápidamente si las Fuerzas Armadas venezolanas se decidieran a organizarlo.

Según un reporte de The New York Times, Trump sostuvo reuniones con militares rebeldes de Venezuela para hablar de un posible derrocamiento que finalmente no prosperó.

Pero con la llegada de Iván Duque a la presidencia de Colombia en agosto de 2018, y de Jair Bolsonaro —apodado el Trump tropical— a Brasil en enero pasado se revivió la idea de sacar a Maduro del poder, mientras la crisis humanitaria en el país recrudece.

Que Brasil y Colombia tengan alto interés en la salida del chavismo no es casualidad, sus países son los mayores receptores de migrantes Venezolanos, quienes cruzan la frontera y levantan campamentos. Algunos han sido víctimas de ataques xenófobos.

Los albergues no se dan abasto para atender a los migrantes y el gasto para alimentarlos y brindarles atención médica crece.

El gobierno ilegítimo de Maduro mata de hambre a su gente usando la comida como un arma, asegura el jefe del comando sur de Estados Unidos, el almirante Craig Faller.

Aunque la región rechaza una intervención militar, la comunidad internacional está de acuerdo en que es necesario abrir un canal humanitario.

Según el equipo de Juan Guaidó, entre 250 y 300 mil personas están en riesgo de morir por desnutrición. En Venezuela es casi imposible conseguir un paracetamol y 85 por ciento de los medicamentos escasea.

Estados Unidos ha enviado ya víveres y medicinas, y en Colombia y Brasil se reúne la ayuda humanitaria.

Éste puede ser un punto de mayor debilitamiento a Maduro, si los militares ceden y los víveres y medicamentos entran al territorio venezolano, será una derrota de la que el chavista podría no recuperarse. El inicio de la caída de imperio chavista.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRECLAMO. Putin denunció que EU lanzó un misil tras la retirada del tratado INF. Foto: AP

Pide una respuesta para misil