Alejandra Barrales: No es normal

Es común escuchar diariamente pretextos, en todos los ámbitos y estratos sociales. Es tan frecuente que, incluso, muchos lo consideran“normal”

Netlog

Cuántas veces hemos escuchado: es México, aquí todo se puede. Una frase muy recurrida para pasarse un alto, sobornar a un maestro para aprobar, dar una mordida a un policía, entrar al lugar de moda siendo menor de edad, vender alcohol o cigarros a niños, cuando se da un moche para ganar algún contrato de gobierno, cuando se desfalca el erario, entre tantas irregularidades más.

Es común escuchar diariamente este tipo de pretextos, en todos los ámbitos y estratos sociales. Es tan frecuente que, incluso, muchos lo considerannormal, al grado de verlo como parte de la cultura mexicana. Este tipo de conductas se sintetizan en un refrán: el que no transa, no avanza.

Esto simplemente es una aberración y ofensivo para nuestro país. Pensar que los mexicanos nacimos así, que es la única forma de generar movilidad social y que es parte del proceso económico nacional, solo demuestra la enorme insensibilidad por parte de quienes encabezan el sistema político y económico, que está en franca descomposición y muy lejos de garantizar un estado de Derecho con instituciones sólidas y confiables.

Esta semana, la Universidad de las Américas de Puebla (UDLAP) reveló en su Índice Global de Impunidad 2017 que México ocupa el primer lugar en el continente Americano y el cuarto a nivel global en impunidad,de un total de 69 países miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), solo por debajo de Filipinas, India y Camerún.

Uno de factores que nos ubican en esta posición en materia de impunidad es la corrupción. De acuerdo con el Índice de Percepción de la Corrupción, México está en lugar 123 de 176, entre los países más corruptos del mundo. También contribuye la desigualdad, pues mientras las familias pobres en nuestro país sobreviven con 25 pesos al día, las ricas lo hacen con 512 pesos, es decir, casi 21 veces más, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingreso y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2016. Esta brecha salarial, lejos de disminuir, ha crecido con el tiempo y cada día parece más difícil de cerrar.

Finalmente, pero no menos importante, la impunidad está vinculada con la forma en que se utiliza el gasto público, problema que enfrentamos año con año y que hemos señalado desde el PRD. La seguridad del país no consiste en sacar más policías a las calles ni darles más armas, sino en capacitarlos y reestructurar el sistema de justicia mexicano.

Que quede claro, nuestro sistema ha sido rebasado y si no damos una vuelta de timón, tendremos cada vez menos tiempo para corregir la ruta, que está llevando al país a la descomposición social, política y económica.

Estamos llamando a un Frente Amplio Democrático porque estamos convencidos de que en México, efectivamente, todo se puede con la participación de los ciudadanos: se puede avanzar, se puede mejorar y ampliar la educación, combatir la impunidad, recuperar la confianza de la gente, hacer gobierno desde y para la ciudadanía. Eso es precisamente el FAD, una convocatoria para que juntos construyamos las bases para rescatar a México y hacer que pueda avanzar de una vez por todas.

*Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso