Alejandra Barrales: El compromiso

Nuestra solidaridad está con Oaxaca y Chiapas. Nuestra exigencia está con el gobierno, para que responda no sólo con publicidad ni discursos, sino con estrategias


Nuestro país se encuentra en estado de emergencia, porque una vez más, frente a los embates de la naturaleza, los más afectados son los que menos tienen. Hoy, nuevamente estamos llamando a la hermandad de todos los mexicanos, a su solidaridad y a la unidad con el propósito más grande que podemos tener no sólo como mexicanos, sino como seres humanos: apoyar a cientos de familias que lo han perdido todo.

Es cierto que 1985 marcó un parteaguas en cuanto a la conciencia ciudadana, pero también lo es que los mexicanos demostramos que no nos importaron partidos, gobiernos, banderas ni creencias para sacar la casta y voltear a brindar una mano a quien lo necesitó en ese momento, era una situación de vida o muerte.

El sismo de 8.2 grados del jueves, el más fuerte en los últimos 100 años y también el que se sintió en mayor parte del país, está volviendo a demostrar que México no se rinde ante una desgracia. Hasta el día de hoy, miles de personas se están solidarizando con quienes se quedaron sin hogar en Oaxaca y Chiapas, dos de los estados con mayores índices de pobreza y marginación del país. De acuerdo con el índice de Rezago Social del Coneval, entre 2000 y 2015, Chiapas dejó de ser el estado más pobre del país –pero mantiene altos índices de pobreza— y Oaxaca ocupa el primer lugar.

Es terrible que en lugares donde no hay comida, trabajo, donde la gente vive en casas sin servicios básicos, es donde más ayuda se requiere. Sólo en Juchitán se calcula que una de cada tres viviendas quedó inhabitable.

El sismo vino a golpear varias de las zonas más necesitadas del país, aquellas en donde las políticas públicas han demostrado ser más que fallidas: Oaxaca, de acuerdo con el Informe Anual sobre la Situación de Pobreza y Rezago Social 2017 que comprende el periodo de 2000 a 2015, tiene más de 2 millones 662 mil 748 personas en situación de pobreza. En Chiapas, 76% de los 5 millones 217 mil 908 habitantes, presenta condiciones de pobreza, y 31 por ciento en situación de pobreza extrema, según dicho informe.

La solidaridad de nuestro pueblo se agradece y trasciende fronteras, porque siempre es oportuna, efectiva y es nuestra mayor cualidad. Sin embargo, esto, bajo ninguna circunstancia, debe hacer sentir confiando al gobierno, ni es algo que deben capitalizar en spots ni mucho menos politizarlo, lo cual está comenzando a ser evidente en medios de comunicación. Esta solidaridad debe ser sólo el acompañamiento de políticas públicas en favor de la gente. De programas con visión social, que garanticen servicios básicos en estas zonas de alto nivel de pobreza. Sabemos que los desastres naturales no pueden evitarse, pero lo que sí puede evitarse son las terribles consecuencias derivadas de un sistema político y económico que no da respuesta a la gente.

Nuestra solidaridad está con Oaxaca y Chiapas. Nuestra exigencia está con el gobierno, para que responda no sólo con publicidad ni discursos, sino con estrategias que den solución de raíz a la pobreza y a la desigualdad social y económica que se vive en el país. Queremos un verdadero compromiso por México.

*Presidenta Nacional del PRD

¿Te gustó este contenido?