Al rescate del Poder Judicial

El Presidente ha sacudido sus estructuras y generado un cambio de actitud en sus miembros; también han rodado cabezas

Wilbert_Torre
Wilbert Torre / Serendipia / Heraldo de México

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que la administración que encabeza no significa un simple cambio de gobierno, sino una transformación profunda de régimen. Más allá de la controversia sobre si representa una cosa o la otra, el Poder Judicial es, sin duda, el sector que más se ha sacudido y sufrido alteraciones en poco más de 70 días.

En los últimos sexenios, el Poder Judicial logró mantener un estatus que le sirvió para conservar privilegios y lo preservó dentro de una escafandra, rindiendo escasas cuentas y sin reaccionar de manera importante a los reclamos de la sociedad que le señalaba excesos y actos de corrupción que con frecuencia han retorcido el sentido de la justicia.

Su desprestigio alcanzó un nivel nunca visto antes en la opinión pública cuando el presidente López Obrador lo presionó hace unas semanas hasta orillarlo a aceptar reducir el salario de los altos funcionarios, recortar su presupuesto y poner en marcha un programa amplio de austeridad.

A pesar del aire escéptico que se batía a su alrededor, el Poder Judicial es, entre los tres poderes de la Unión, el que más cambios ha reportado en su manera de gobernarse y conducirse en este periodo de relevo de gobierno.

El ascenso del ministro Arturo Saldívar al Consejo de la Judicatura ha representado un paso capital para limpiar al Poder Judicial y reconstruir un prestigio bastante abollado en los últimos años.

Ayer, en esta etapa de renovación, el juez veracruzano de Distrito Anuar González Hemadi fue destituido bajo cargos de corrupción y por actuar en contra de constancias y por errores inexcusables en un caso de pederastia, de acuerdo con el anuncio del Consejo de la Judicatura Federal.

No tengo a la mano el dato preciso de hace cuánto tiempo que un castigo severo no se cernía sobre un juez, un ministro o un magistrado, desde que comenzó a hablarse de corrupción en los círculos judiciales en los años 80, después de que un juez liberó al violador y asesino de una niña en Acapulco.

El juez Anuar González es el tercer hombre del Poder Judicial que cae en menos de un mes. En febrero pasado, dos magistrados federales fueron destituidos y multados en Campeche por ineptitud y corrupción al obtener beneficios por cumplir sus obligaciones.

Los anuncios hechos por el presidente López Obrador en las últimas ocho semanas han sacudido las estructuras e instituciones del Poder Ejecutivo, pero a diferencia de lo que ha ocurrido en el Poder Judicial, hasta ahora ningún servidor público o ex funcionario de la administración central ha sido detenido e investigado bajo cargos de corrupción.

Ayer, Zaldívar Lelo de Larrea describió cómo ve las cosas en esta etapa de renovación del Poder Judicial: No se tolerarán actos de corrupción ni de negligencia inexcusable, sobre todo en delitos sexuales contra mujeres y mujeres de edad.

 

[email protected]gmail.com

@wilberttorre

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Opinión¿Se va o se queda?

¿Se va o se queda?