Ajustes en la telefonía de América Central

La venta de filiales centroamericanas de la española Telefónica a América Móvil puede tener implicaciones

Guadalupe González / Nuevos entornos / Heraldo de México
Guadalupe González / Nuevos entornos / Heraldo de México

La disponibilidad de telefonía y televisión digital representa una de las necesidades básicas a resolver para el desarrollo regional de América Central y El Caribe. En este marco, las modificaciones a la propiedad de la telefonía en Guatemala y El Salvador que se han dado a conocer en estos días inciden en la posibilidad de resolver o no la ampliación de los servicios en el campo.

El anuncio coincide con los esfuerzos para el fortalecimiento de la cooperación de México con Guatemala, Honduras y El Salvador. Resulta de interés en un campo compartido por los múltiples actores que relaciona la telefonía con la televisión digital.

La confirmación de la venta de esas filiales centroamericanas de la empresa española Telefónica al consorcio América Móvil puede tener diferentes implicaciones desde el punto de vista comercial, pero no se puede dejar de lado para el análisis geopolítico el cambio de correlación interna y externa de ese sector de la comunicación en la región.

Se dio paso a una mayor consolidación de la posición del grupo mexicano en dos países que suman más de 24 millones de habitantes al sur de la frontera mexicana. La adquisición favorece la integración al mercado latino-caribeño, desde el punto de vista de las telecomunicaciones.

El servicio telefónico en Guatemala y el Salvador responde a una parte de lo requerido para una región de más de 50 millones de habitantes, un grupo de usuarios nada despreciable. Sabido es en el medio de telecomunicaciones que quien actualiza tecnología e invierte en el sector, participa de manera determinante en los desarrollos que potencia el sector.

Es un momento idóneo los esfuerzos en favor de la comunicación. Colombia reiteró su interés como base de importantes iniciativas en materia de innovación y Panamá es la sede regional de las consultas para la gobernanza de la internet desde hace algún tiempo. La cadena telefónica contemporánea implica la formación y educación especializada en todos los campos de la comunicación.

La innovación, investigación y formación de técnico profesional en el campo ya ha dado la incorporación y creciente participación de expertos y especialistas de la región en la industria global. La brecha inclusión laboral en la región es un tema pendiente y el sector puede contribuir a disminuirla con alianzas a lo largo de la región mesoamericana y caribeña.

Quien, y como provee o diseña la infraestructura, servicios y contenidos, participa en la definición de la correlación geopolítica y económica del lugar que se trate. Lo hace en cambios que impactan más allá de la simple propiedad de la red telefónica o posibilidad de disponer de ella.

En la región hay otros competidores, como lo son la industria británica de telecomunicaciones, las empresas estadounidenses y sudamericanas. Pocos competidores de América Latina y El Caribe participan en el mercado regional de telefonía, por lo que fortalecer la participación local representa un área de reto y posibilidad en una zona estratégica desde todo punto de vista.

 

*Catedrática
@guadalupegonzch

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas