Ajústense (más) los cinturones

El 2020 será un año de cinturones ajustados… para todos

Gabriel Baducco / Así de sencillo / Heraldo de México
Gabriel Bauducco / Así de sencillo / Heraldo de México

Estamos bien y de buenas, le gusta decir al presidente López Obrador. Lo repite con frecuencia, pero nunca como esta semana, esa frase define su estado de ánimo. Una cifra es la responsable: 0.1% de crecimiento en la economía del país durante el segundo trimestre del año. El Inegi le dio al primer mandatario razones para una sonrisa. La recesión técnica sigue siendo un fantasma, pero no una realidad. Aunque… sí hay una desaceleración de la economía, reconoció el titular de Hacienda, Arturo Herrera, que conserva su optimismo respecto de la cifra de crecimiento que México alcanzará, sostiene su pronóstico en un rango de 1.1 y 2.1. Parece mucho. Veremos.

El punto es que los ajustes no han terminado. Siempre la recomendación era que el pueblo era el que tenía que apretarse el cinturón –dijo AMLO-. Ahora el que se tiene que apretar el cinturón es el gobierno. Ése es el cambio. Entonces, nada de derroche, nada de lujos: austeridad republicana. Tras él, sus colaboradores. Tenemos que apretar más en el tema de la austeridad, pero hay un muy buen balance de nuestro gobierno y vamos a redoblar esfuerzos para cumplir con el ejercicio del Presupuesto, comentó la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval. Ahí está el punto: el Presupuesto de Egresos de la Federación, que debe presentarse a la Cámara de Diputados dentro de 37 días. Un presupuesto del que debe salir dinero para planes sociales. Es un tema más de fondo que evitar gastos superfluos, lujos y parafernalia del poder y eso lo agradecen los derechohabientes: ellos quieren más doctores, no más guaruras para los funcionarios públicos, reforzaba el ecuánime Zoé Robledo, al frente del Instituto Mexicano del Seguro Social.

El 2020 será un año con todavía más ajustes en el sector público. De algún lado deberán salir los millones de quita impositiva que dejaremos de percibir de Pemex durante la primera mitad del sexenio. No habrá aumento de impuestos, ni incrementos en los precios de gasolinas, diésel, gas, energía eléctrica en términos reales, y no habrá aumento de deuda por segundo año consecutivo, prometió López Obrador. No hay mucho más que pensar: seguirán los recortes.

Pero volvamos a la cifra: 0.1%. Quienes hayan visto al Presidente ayer en su conferencia habitual, no pueden haber pasado por alto la sonrisa al refutar la alerta de recesión que emitieron algunas calificadoras internacionales. Ésta es una muy buena noticia, sobre todo porque despeja el miedo, la intención de crear desconfianza, dijo.

Cuando las cifras de crecimiento son negativas durante dos trimestres consecutivos, la recesión es indiscutible. Así es que la baja de los primeros tres meses del año, se ve acolchonada con el leve crecimiento del segundo trimestre. El hecho es que aún sin recesión, hay estancamiento. Así es que viendo las cosas un poco más allá de la noticia de cada día, no es difícil intuir que el 2020 será un año de cinturones ajustados… para todos.

Así de sencillo.

POR GABRIEL BAUDUCCO

[email protected]

@GABRIELBAUDUCCO

edp

¿Te gustó este contenido?