¡Aguas con Anaya!

Anaya se burló de sus sepultureros recordando a Zorrilla: “Los muertos que vos matáis gozan de cabal salud”.

¡Aguas con Anaya!

El grito de las juventudes panistas ¡Aguas con Anaya!, reflejaba muy bien lo que nos espera en la contienda presidencial del 2018.

Porque si algo quedó claro ayer, fue que Ricardo Anaya trae todas las de ganar en el PAN y en la coalición electoral Por México al frente que logró con el PRD y Movimiento Ciudadano.

A su lanzamiento por la candidatura presidencial bajo los colores blanquiazules, amarillos y naranjas, el queretano logró reunir –contra muchos pronósticos- a los principales liderazgos de su partido (y de sus aliados).

De hecho, podría decirse que en el camino sólo quedaron fuera: Margarita Zavala, que renunció al partido y se lanzó como independiente; los llamados senadores rebeldes que se la están jugando con el candidato priista José Antonio Meade; y el gobernador Tony Gali, único gobernador panista ausente.

Del ex gobernador Rafael Moreno Valle, aún no se tiene claro qué posición vaya a tomar, aunque él ya había advertido que si el método de elección no le complacía, bien podría ocuparse únicamente de las cuestiones locales del PAN (en Puebla) y dejar de lado cualquier apoyo al candidato presidencial de su partido.

En cuanto a los otros aspirantes: Ernesto Ruffo, Juan Carlos Romero Hicks y Luis Ernesto Derbez, se espera que alguno de ellos –al menos- se registre, si logra conjuntar las mil quinientas firmas de militantes blanquiazules por estado.

Por lo demás, hasta los gobernadores calderonistas se hicieron presentes  en el World Trade Center: Pancho Domínguez, de Querétaro, y Carlos Mendoza Davis, de Baja California Sur.

Los demás, ahí puestísimos: Martín Orozco (Aguascalientes), Kiko Vega (Baja California),  Javier Corral (Chihuahua), José Rosas Aispuro (Durango), Miguel Márquez (Guanajuato), Francisco Cabeza de Vaca (Tamaulipas), Miguel Ángel Yunes (Veracruz), Carlos Joaquín (Quintana Roo), Antonio Echevarría (Nayarit).

Vaya, hasta Enrique Alfaro, alcalde de Guadalajara y fuerte prospecto para la gubernatura de Jalisco por Movimiento Ciudadano, andaba por ahí apoyando a Anaya; además del gurú de MC, Dante Delgado.

Y no se diga los perredistas: Desde Luis Serna (en representación de Miguel Ángel Mancera); Manuel Granados, nuevo presidente del PRD; Humberto Serrano, Cecilia Soto, Alejandra Barrales, Jesús Ortega, Héctor Bautista, Juan Zepeda, Jesús Zambrano, Guadalupe Acosta, Carlos Navarrete, Fernando Belauzarán.

Pero hubo algo más de llamar la atención: La operación cicatriz que ha llevado a cabo Ricardo Anaya dentro de Acción Nacional.

De llamar la atención en ese sentido, el reconocimiento público que hizo de Gustavo Madero: No estaría hoy aquí si no fuera por tu persona, y hoy quiero hacerte patente mi gratitud…

Mención inesperada: la de Jorge Castañeda, en cuya casa, dijo, se fraguaron muchas de las cosas del Frente.

Por lo demás, las más sonoras porras se las llevó Diego Fernández de Cevallos; y los abucheos, la mención de Meade.

En cuanto a Anaya, sólo digamos que lucía exultante y que su apuesta es por acabar con el Pacto de Impunidad y transformar la realidad del país

-0-

GEMAS: Obsequio de Andrés Manuel López Obrador: Anaya es lo mismo, es muy pirrurris.

 

Columna anterior: Andrés Manuel y las tortugas

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano