Segunda semana de pan y circo

El Presidente afirmó que tiene miedo a las represalias por el combate al robo de combustibles, pero aclaró que no es cobarde

Luis_Soto_
Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

Por las declaraciones del Presidente de la República, la secretaria de Gobernación, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, el futuro fiscal general de la República y la jefa del Gobierno de la Ciudad de México, cualquiera podría pensar que entramos a la segunda semana consecutiva de pan y circo para el pueblo sabio, y el no sabio también, en el tema del combate a los huachicoleros.

Dijo Olga Sánchez Cordero que el Estado mexicano es más fuerte, mucho más fuerte que los intereses que pueda haber detrás del huachicol, del robo de combustibles y que la corrupción en este país. Y para quienes creían que el Estado iba perdiendo el combate contra los huachicoleros, les informó: Se está imponiendo el Estado mexicano. Pues nada más faltaba lo contrario, Olguita, que fuera débil y estuviera perdiendo, le responden los malosos.

La respetable señora recordó que como lo prometió en campaña el presidente Andrés Manuel López Obrador, caminamos hacia un auténtico Estado de Derecho. ¿O sea que cuando ella fue magistrada y ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, vivíamos en un Estado de chueco? Pregunta el respetable. Y si era así, por qué no tuvo el valor de decírselo a los otros presidentes a quienes también sirvió.

En la mañanera del presidente de la República, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, informó, con lujo de detalles, que se llevaron ante la Fiscalía General de la República cinco casos por lavado de dinero relacionado con robo de combustibles, y que entre los acusados está un ex funcionario de Pemex un ex diputado local y un ex alcalde. Según la información de Nieto, el ex diputado local lavó y plancho casi 400 millones de pesos; el ex presidente municipal más de 250 millones de pesos (entre moneda nacional y dolarucos). Mientras tanto, el SAT detectó inconsistencias en el pago del ISR por varios miles de millones de pesos de algunas estaciones de servicio ubicadas en la Ciudad de México, Michoacán, Tamaulipas, Estado de México, Baja California, Jalisco y Puebla.

Por su parte, el Presidente de la República afirmó que tiene miedo, mucho miedo, a las represalias por el combate al robo de combustibles, pero aclaró que no es cobarde. Me siento respaldado. Así me lo expresan en la calle; puedo estar hasta en una gasolineria donde se está padeciendo la molestia, y la gente me dice que ni un paso atrás, que no afloje, comentó. El que se aflige se afloja; no nos vamos a afligir para acabar con la corrupción en el país, subrayó.

En otra pista, Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, informó a la irritada población capitalina —después de una semana de desabasto— que como no sabe cuándo se va a regularizar el abasto, los automovilistas acudan a las estaciones de servicio de acuerdo con el engomado de las placas de su vehículo, propuesta que se fusiló de las redes sociales, en donde sugirió esa propuesta desde principios de la semana pasada. ¡Ay, Claudita! ¿Qué vas a hacer cuando falte el patrón? Preguntan los malosos.

A ver mañana con qué choro les salen a los miles de automovilistas que están haciendo filas kilométricas para comprar combustible.

 

[email protected]

@luissotoagenda

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónAdriana Sarur / La encerrona / El Heraldo de México

Julian Assange, los secretos y el poder