Se los dije, cupuleros y agroyuppies

Los dirigentes del CCE y CNA: dos tipos de cuidado, por su ineptitud, falta de capacidad negociadora y de liderazgo

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

De lo que no podrán quejarse los cupuleros del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y los agroyuppies ricardos del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), es que en esta columna les advertimos en reiteradas ocasiones, que tanto Juan Pablo Castañón como Bosco de la Vega eran como Pedro Infante y Jorge Negrete, pero no porque interpretaban canciones rancheras y de otro tipo, sino porque eran dos tipos de cuidado, por su ineptitud, falta de capacidad negociadora, de liderazgo y de otras cositas.

Cuando eligieron a De la Vega (productor de papa), comentamos en esta columna: Los agremiados al CNA confían en su capacidad negociadora para defender los intereses de las empresas y empresarios del consejo; esperan que sea incluyente, que sume y no divida y que, como mencionó en sus propuestas de campaña, reposicione al sector agroalimentario con una visión de largo plazo.

Pero a las primeras de cambio Bosco demostró de qué estaba hecho. En su discurso de toma de posesión -febrero de 2017-, hizo públicas sus diferencias con el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, a quien acusó ante el Presidente de la República, de que no lo pelaba en las negociaciones del TLC. Los miembros de dicho Consejo se quedaron perplejos y manifestaron su preocupación por ese incómodo acontecimiento. Un día de éstos va a mandar por un tubo a todos los empresarios que le reclamen que en lugar de pelearse defienda los intereses de los agremiados; que deje a un lado la grilla y la ambición de pretender dirigir el Consejo Coordinador Empresarial; que trabaje por el bienestar de los agroyuppies.

A todo eso y más de lo que tenían miedo llegó cuando se acercaron los tiempos de la elección de la presidencia del Consejo Coordinador Empresarial, proceso en el cual registró a nombre del CNA a tres candidatos: Dos incondicionales, y él mismo. El 15 de diciembre del año pasado, Benjamín Grayeb y Juan Carlos Cortés, dos ex residentes de dicho Consejo le enviaron una carta a Bosco, en donde le recordaban que seis de los siete organismos que conforman el organismo de los empresarios cupuleros, o sea el CCE, ya había propuesto como candidato al refresquero Carlos Salazar Lomelí, y que la propuesta de sus tres contendientes, la había realizado sin consultar ni contar con la aprobación de los Órganos de Gobierno de la CNA. Le sugirieron sumarse a la cargada en favor de Salazar.

En respuesta a todos estos señalamientos y reclamos, Bosco de la Vega mandó por un tubo a Juan Carlos Cortés y a Benjamín Grayeb, al cancelar su participación como consejeros del CNA ante el Consejo Nacional del CCE, justo cuatro días antes de la votación para elegir al nuevo dirigente de los cupuleros.

Este hecho que no tiene antecedentes en el CNA, se aleja de un comportamiento democrático, institucional y transparente que debería ser las características del desempeño del presidente del Consejo Nacional Agropecuario, le dicen Juan Carlos y Benjamín a Bosco.

¡Qué democracia ni que ocho cuartos! Les respondió el papero.

 

[email protected]

@luissotoagenda

¿Te gustó este contenido?