Meten reversa a mando militar

En la propuesta que hará el Legislativo, el Ejército y la Marina seguirán siendo los encargados de entrenar a los policías

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México
Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

El general Durazo, perdón, el secretario Alfonso Durazo y el presidente Andrés Manuel López Obrador sufrieron su primer descalabro en materia de seguridad, luego de que en las audiencias públicas sobre la Guardia Nacional en la Cámara de Diputados, tuvieron que recular en el diseño original que contemplaba que este nuevo cuerpo policiaco estuviera bajo el mando de la secretaría de la Defensa Nacional durante cinco años, con el fin de preparar los escuadrones para combatir a la delincuencia organizada y desorganizada.

Por lo tanto, la tan cacareada Guardia Nacional estará a cargo de un civil, o sea del doctor Alfonso, quien de seguridad no sabe nada, según sus detractores. Bueno, en la nueva propuesta que hará el Legislativo, el Ejército y la Marina seguirán siendo los encargados de entrenar militarmente a los integrantes de las policías, aunque para la tranquilidad de la población también les van a inculcar el respeto a los derechos humanos, equidad de género y capacitación para prevenir el delito y atender a las víctimas. ¡No más Tlatlayas, Tanhuato, Apatzingan y casos parecidos! Quisieron decir los titulares de Defensa y Marina. El secretario de Marina, almirante José Ojeda Durán, puntualizó que la capacitación y organización de la Guardia Nacional no debe entenderse como el deseo de prepararlos para la guerra (contra el crimen organizado, acotan algunos malosos) sino infundir esa disciplina militar a este nuevo cuerpo policiaco con perfil profesional orientado a la seguridad y protección de la ciudadanía.

Por cierto, en un documento de análisis sobre el Dictamen sobre la Guardia Nacional, el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República (IBD) cuestiona el énfasis que hicieron en la iniciativa sobre la capacitación en materia de derechos humanos como un elemento innovador que ayudará a evitar violaciones a los mismos.

Dicen: Aunque es positivo establecer la obligatoriedad de la capacitación en derechos humanos, esto NO representa una propuesta que garantice el respeto de los mismos, pues desde 2008 la Sedena lleva a cabo un programa de promoción y fortalecimiento en derechos humanos, y aun así han ocurrido violaciones graves a los mismos…. Recomienda establecer en la Constitución un mecanismo de control externo conforme la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en la que se declaró la responsabilidad internacional del Estado mexicano por la desaparición forzada de Alvarado Espinoza y otros, donde se indica que la participación de las Fuerzas Armadas debe ser fiscalizada por órganos civiles.

Y ya encarrerado el ratón, perdón, el IBD, expone que el programa de la Sedena para promover y fortalecer los derechos humanos entre la tropa logró capacitar a más de 100 mil efectivos cada año -del 2008 al 2016-, y en 2017 a casi 350 mil, a través de conferencias, cursos, videoconferencias, talleres móviles y cursos de alto nivel a generales. ¡La lanota que se gastaron! Pensaría cualquiera. Y todo para qué, parecen decir los analistas de ese organismo.

Que no le digan, que no le cuenten…

 

[email protected]

@luissotoagenda

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónEl activista

El activista