Condusef y AMIS se lavan las manos

Las instituciones con quienes los bancos contrataron los seguros, se “lavaron las manos” en este delicado asunto

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México
Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

Casi un año tardó la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), en evaluar los seguros de daños por terremoto asociado a un crédito hipotecario que ofrecen los bancos y las aseguradoras, para descubrir lo que todo México ya sabe: que el seguro es ineficiente, y ambas instituciones son bien trácalas.

Del informe presentado la semana pasada por la Condusef, se deduce que la mayoría de las instituciones que otorgan esos créditos se llevan al baile a los contratantes en siniestros como el ocurrido el 19 de septiembre de 2017, porque además de quedarse sin su propiedad, seguirán pagando el financiamiento a su banco durante muchos años, pues quedan a deber casi 40 por ciento del saldo insoluto.

El presidente de la Condusef (¿cómo se llama?) reporta que de la evaluación se desprende: las sumas aseguradas deberían ser igual al valor del inmueble (menos terreno y cimientos), toda vez que el costo de la prima está calculado en función al riesgo; en la mayoría de los casos la suma asegurada es menor al monto del crédito, lo que de inicio deja descubierto al acreditado; la diferencia se hace mayor por el cobro del deducible y el coaseguro; en promedio, para que el saldo insoluto quede cubierto, tendrían que transcurrir 10 años de amortización, pero, se perderían las mensualidades pagadas y el enganche; la finalidad del seguro es la restitución del inmueble, que no se cumple, dejando descubierto el patrimonio de las personas.

Seguramente miles de afectados por los sismos se encuentran en la situación descrita, y todo indica que ninguna autoridad podrá hacer algo por ellos. Los observadores preguntan: ¿si supuestamente la Condusef es la encargada de velar por los usuarios de los servicios financieros, por qué no tuvo la precaución de revisar los contratos de créditos hipotecarios para darse cuenta de que los seguros no cubren el crédito y el patrimonio?

Cabe destacar que en la Ciudad de México hay 2 millones 453 mil 770 inmuebles, de los cuales, 120 mil 069 son Créditos Hipotecarios con seguro y 187 mil 244 son inmuebles con seguro privado, estas dos últimas cifras suman 307 mil 313; es decir, 13 por ciento del total de inmuebles que cuenta con seguro de daños.

Las instituciones con quienes los bancos contrataron los seguros se lavaron las manos en este delicado asunto, pues según Recaredo Arias, presidente de la AMIS, lo único que se puede hacer es concientizar a quienes tienen un crédito hipotecario para que amplíen la cobertura más allá de lo que exige el banco para proteger el saldo insoluto y salvaguardar su patrimonio. La burla y el engaño, pues.

AGENDA PREVIA: ¿Qué le podrá pedir el rector de la UNAM, Enrique Graue, a Andrés Manuel López Obrador cuando se reúnan? ¿Qué le ordene a Claudia SheinbaumMartí Batres, Gerardo Fernández Noroña y otros de Morena que durante años han dirigido a grupos de choque en la máxima casa de estudios, que saquen a sus porros? Ya sabremos.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo