Agencia Nacional de Control de Armas de Fuego y Explosivos

Morena busca restar factores de poder que han ganado las Fuerzas Armadas a los civiles, por su incompetencia

Gerardo Rodríguez / Cuarto de Guerra  /  Heraldo de México
Gerardo Rodríguez / Cuarto de Guerra / Heraldo de México

 

El monopolio del control de armas en México está a debate en el marco de la transición de gobierno. Organizaciones de la sociedad civil están planteando la posibilidad de quitarle a la Sedena el monopolio de la venta, registro y control de la posesión de armas de fuego.

Es una realidad que el alto nivel de circulación de armas de fuego pequeñas, ligeras y de asalto están alimentando la violencia en el país. México exige a Estados Unidos que aumente de nuevo las restricciones para la venta de armas de asalto, sin embargo hacemos poco para evitar que ese armamento ingrese al país.

Andrés Manuel López Obrador, alguno de sus asesores y organizaciones sociales afines a Morena buscan restar factores de poder real que han ganado las Fuerzas Armadas a los civiles por su incompetencia. La Dirección General del Registro Federal de Armas de Fuego y Control de Explosivos de la Sedena tiene sistemas que funcionan eficientemente en la venta a particulares y el otorgamiento de licencias colectivas de armamento.

Obviamente, militares que pasan a retiro conocen mejor los protocolos para acceder a licencias colectivas de armamento para las corporaciones de policía y empresas de seguridad privada. No es casualidad que ex militares dirijan empresas de seguridad al salir del servicio público.

Especialistas consultados afirman que la creación de una agencia civil de control de armas y explosivos al estilo de la ATF de Estados Unidos puede ser una buena idea pero tendría como problemas: corrupción, control y ausencia de personal calificado con experiencia en la materia.

México ha promovido a nivel internacional protocolos de control de armas pequeñas y ligeras. Sin embargo la legislación nacional se ha quedado rezagada. Entre otras cosas se propone la obligatoriedad que la Secretaría de Marina registre su armamento, fortalecer el control de las armas en posesión de las policías locales, sumar la capacitación o certificación en el manejo del arma fuego antes de otorgar licencias.

En mi opinión si se crea una Agencia Nacional de Control de Armas de Fuego y Explosivos (ANCAFE) tendría que estar adscrita a la nueva Fiscalía General de la República como la Agencia de Investigación Criminal. Sería un órgano administrativo desconcentrado que debería tener entre sus objetivos coordinar un Programa Nacional de Control de Armas, promover un censo nacional de armas, así como la implementación de diferentes planes de desarme de la población. No es una reforma menor quitarle a la Sedena el control de armas de fuego y explosivos, sí es posible crear una nueva agencia, sin embargo los civiles no han demostrado en muchas ocasiones ser incorruptibles sobre todo en un mercado ilegal que es terriblemente redituable.

 

 

Agenda estratégica. Del 18 al 20 de octubre se lleva a cabo el XXXII Congreso de la Asociación Mexicana de Estudios Internacionales en Guadalajara: www.amei.mx.

 

[email protected]

@GERODRIGUEZSL

 

 

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas