Adriana Sarur: El big brother fascista

El gobierno de Trump vuelve a adoptar políticas nazistas en sus decisiones y en sus acciones bárbaras, inhumanas y tiránicas

Adriana Sarur: El big brother fascista

Estados Unidos se ha empeñado en mostrarnos la importancia de los valores familiares, de la unidad, la buena voluntad y, a su vez, se presenta como el big brother del mundo, aquel que está para cuidar los intereses de los ciudadanos y que está dispuesto a proteger al orbe entero de los malos, nos ha mostrado el sueño americano.

Sin embargo, la realidad es que Donald Trump ha tirado a la basura todo aquello que las pantallas nos han expuesto. Lord Acton, un gran crítico al nacionalismo, fue quien acuñó la frase el poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente, que en nuestros días sigue siendo tan actual, y más en el caso de Trump, quien está corrompido absolutamente.

En estos días hemos visto circular por las redes sociales una serie de fotos, cartones y noticias desgarradoras. Son las fotos de niños migrantes separados de sus padres, tristes, envueltos en llanto y… ¡enjaulados! Como ciudadana, como latina, como mujer y como madre es indescriptible el dolor que causa ver a estos niños y niñas, su ruptura familiar, la separación forzada de sus seres queridos.

Aunque aún no se registran datos oficiales, la agencia Press señala que, entre el 19 de abril y el 6 de junio, dos mil 33 niños fueron separados de sus padres al intentar ingresar de forma irregular a Estados Unidos, debido al cambio de criterios realizados por el fiscal general, Jeff Sessions, e imponer tolerancia cero a la inmigración ilegal. Esto no es otra cosa que la criminalización de la migración en su máxima expresión.

El gobierno de Trump vuelve a adoptar políticas nazistas en sus decisiones y en sus acciones bárbaras, inhumanas y tiránicas. No se sabe a ciencia cierta si estas decisiones de Donald Trump son con miras a ganar las elecciones legislativas, a efectuarse en noviembre de este año, o si sólo sea ese odio profundo hacia la población latina, rayando en el fascismo, como lo muestra en cada uno de sus tuits y de sus actos.

Otra muestra de ello ha sido el trato con los famosos dreamers que, al igual que la construcción del muro fronterizo, los utiliza como moneda de cambio y como amenaza permanente para sus negociaciones en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, para el Obamacare, o para su tan ansiada Ley Migratoria 2.0.

Lo que sí es evidente es que la mayoría de los miembros del Partido Republicano y, por supuesto, los del Partido Demócrata, así como los organismos internacionales, opinión pública internacional y casi todo el mundo, están en contra de las posturas que ha tomado el 45° presidente de EU. Esto no puede seguir sucediendo.

Los países del mundo entero nos debemos de unir para que Mr. Trump no siga con sus tropelías que lastiman a miles de familias, debemos mostrarle que los que según él son bad hombres, no merecen sus políticas fascistoides y que, a lo largo de la historia, la migración ha hecho un mundo más rico y mejor.

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano