¿Cómo vincularnos comercialmente con China?

Las voces de distintos actores políticos, económicos y sociales en el país claman por un “Plan B” en el TLCAN. ¿Podría ser China?


No es un secreto que nuestro comercio exterior está pasando por una etapa de incertidumbre. Mientras más avanzan las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) el panorama, lejos de esclarecerse, se torna opaco y en ocasiones, oscuro.

Independientemente de lo que suceda ahí, las voces de distintos actores políticos, económicos y sociales en el país claman por un Plan B. Esto, desde mi perspectiva, debe de hacerse e instrumentarse siga o no el TLCAN.

Como país hemos aprendido la lección: a Estados Unidos, ni todo el amor, ni todo el comercio. Afortunadamente no se parte de cero. Para ello existen mecanismos comerciales existentes, ya sea en el marco de los 12 Acuerdos Comerciales que tenemos con 46 países, o bien, a través de las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Otra opción es seguir extendiendo la amplia red de Tratados de Libre Comercio (TLC). ¿Funcionará esto? ¿Con quién empezar? ¿No será mejor explotar lo que tenemos? ¿Podría ser China el Plan B?

En este contexto, viene a colación mencionar el trabajo titulado China y México: Oportunidades y obstáculos en su relación comercial en vías de un Tratado de Libre Comercio (TLC) o un Acuerdo de Asociación Económica (AAE) que recientemente entregué y publicó el Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques del Senado de la República.

El estudio está pensado en la coyuntura actual, es decir, en los tiempos turbulentos que México vive y en la necesidad de diversificar nuestras relaciones comerciales. El punto central del mismo es mostrar las ventajas y desventajas de un eventual TLC con China con miras a hacer efectiva la política de diversificación comercial del país y así dejar de depender paulatinamente del TLCAN.

Esto, que hace algún tiempo parecía una idea descabellada, no lo es el día de hoy. La visita del Presiente Peña a China para asistir a la IX reunión de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) así lo demuestra. El estudio mencionado da pautas y recomendaciones ante una eventual profundización de la relación comercial con China y muestra, a través de una revisión de fuentes bibliográficas y hemerográficas recientes, así como de entrevistas (trabajo de campo en China producto de una estancia de investigación en la Universidad de Fudan) a gestores y actores de la relación bilateral que conocen la realidad de ese país.

Además, dicho estudio está encaminado a ofrecer insumos que ayudarán a la toma de decisiones sobre la viabilidad o no de un TLC con el país asiático y explora la posibilidad de comenzar con un Acuerdo de Asociación Económica (AAE). El trabajo sugiere el cambio de la política comercial del país, pasando de una de corte neoliberal a una de carácter neomercantilista, donde el Estado (racional) jugaría un papel preponderante en los acuerdos comerciales. Los invito a leer el estudio, en la página http://centrogilbertobosques.senado.gob.mx/docs/DI-TLC_MX-China_050917.pdf

 

Columna anterior: La ASEAN y su importancia para México

¿Te gustó este contenido?