¡Adiós Felipe, adiós!

Yo sí he pensando, honestamente, la opción de salirme del PAN, dicen que dijo el ex presidente Felipe Calderón a un grupo de consejeros de su partido en el cónclave panista el fin de semana pasado.

¿Y por qué hasta ahora?¿Se habrá convencido que su carrera política se acabó? ¿Qué nada puede hacer entre el destroyer Ricardito Anaya? Preguntan los mismos panistas, sobre todo los decepcionados y frustrados por su desastrosa actuación política en su sexenio, que culminó con la derrota del PAN en las elecciones del 2012. .

Pues mucho hay de todo eso, afirman los observadores, quienes recuerdan que desde el principio de su mandato Calderón se adueño del PAN; y ya como expresidente intentó mantenerse como dueño y señor de las cofradías albiazules, jugando las pocas cartas que le quedaron, sin pensar que sus últimas acciones políticas todavía como presidente de la República, habían culminado en fracasos rotundos.

Fracasó en el intento de imponer como candidato de su partido para las elecciones presidenciales de julio de 2012 al fallido delfín Ernesto Cordero Arroyo. Fracasó también cuando la candidata panista Josefina Vázquez Mota —quien había pertenecido al gabinete calderonista como secretaria de Educación Pública— quedó en el tercer lugar de las votaciones, detrás del candidato perredista Andrés Manuel López Obrador y del triunfador, el priista Enrique Peña Nieto.

Felipe Calderón terminó el sexenio sin lograr digerir del todo su fracaso mayor: El de abrir, al presidente de la República surgido del PRI, las puertas de la residencia oficial de Los Pinos que habían sido cerradas a ese partido cuando su antecesor, el también panista Vicente Fox Quesada, sucedió en el Poder Ejecutivo federal al priista Ernesto Zedillo Ponce de León el 1 de diciembre del año 2000.

¿Y con esas credenciales quería regresar? Bueno. Para nadie es un secreto que su único interés de adueñarse del PAN, es para poner a su esposa, Margarita Zavala como candidata a la presidencia de la República en el 2018, lo que obviamente no se lo van a permitir Anaya y los nuevos accionistas del blanquiazul.

Así que: Adiós Felipe, adiós. Ojala que te vaya bonito, le gritan los panistas que no lo pueden ver ni en pintura.

AGENDA PREVIA

El pasado fin de semana se estrenó en el vecino país la cinta Cómo ser un latin lover, producida por Pantelion Films, Televisa Cine y Lions Gate, que hizo que los latinos literalmente se volcaran a las más de mil 100 salas en donde se exhibió. Los resultados no podían ser más espectaculares, pues la taquilla superó los 12 millones de dólares. Para los productores de la cinta lo relevante es que los latinos que radican en EU salieron al cine sin temor a ser deportados, sin tener que esconderse. ¿Le estarán perdiendo el miedo a Trump?

¿Te gustó este contenido?