Adiós al TLCAN, venga Japón

En el despacho de ProMéxico, que dirige Paulo Carreño King, colaboradores alistan sus maletas para salir este domingo rumbo al lejano oriente

Adiós al TLCAN, venga Japón

Las acaloradas consignas previas a la sexta ronda del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) han hecho que otras empresas busquen nuevos negocios. Japón para algunas empresas está de moda.

Lo anterior, es porque en el despacho de ProMéxico, que dirige Paulo Carreño King, colaboradores alistan sus maletas para salir este domingo rumbo a Hong Kong.

El tema es reunirse con el sector empresarial y hablar de las oportunidades que tiene México en materia de inversión, pero en especial en agro negocios, biotecnología, energía, fintech y salud.

Nos cuentan que las empresas mexicanas sigilosamente ya armaron una estrategia para venderle a Japón sus servicios y productos. Le hablo de Bull Partner, BillPocket, Inmateriis, TDI Biotechnology, Tridium, Wizelab, Xilok, Mundi Group y The Salomon Group.

Muchas de esta compañía son trasnacionales, pero en vísperas de que el TLCAN está llegando a su fin, Japón será su mejor aliado. La llegada de esta comisión mexicana se espera que sea el próximo lunes.

No es para menos, estas corporaciones, muchas con identidades estadounidenses, pero que encontraron un rincón para hacer negocios en México, han observado que en los últimos quince años México se ha visto favorecido por un creciente flujo de inversión japonesa. Hay multinacionales de ese país que ya han tenido una larga presencia en territorio mexicano.
Pero los cálculos es que se pueda traer mayor inversión extranjera, por ejemplo, las cartas de Paulo Carreño es que México pueda ofrecerle al país nipón la colocación de centros de producción manufacturera de la industria espacial, y otra es mostrar los bajos costos que ofrece la mano de obra para la fabricación de dispositivos médicos, porque eso sí somos un país que ya somos líderes en manufactura médica.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRealidad política definirá futuro

Realidad política definirá futuro