Adiós 2018

Al concluir un ciclo las personas hacemos un balance y divisar con algo más de precisión, lo que viene

Adiós 2018

Con mucho gusto comparto con ustedes un pequeño balance del 2018:

Tuvimos finales de ensueño: Philadelphia vs. Nueva Inglaterra en el futbol americano, Francia vs. Croacia en el Mundial de Rusia, dieron muestra de equipos llenos de garra, haciendo historia mientras se enfrentaban.

También presenciamos algunas desconcertantes, como la vivida en Kiev entre el Real Madrid español y el Liverpool inglés, que nos recordaron que la vida es como una tragedia griega.

Algunas más fueron dominantes como la que enfrentó a los Warriors con los Cavaliers, y otras se eternizaron como la del River Plate y Boca Juniors, que terminó, después de un viacrucis, en el estadio Santiago Bernabéu en Madrid.

Aquí hago un paréntesis para señalar como los factores extradeportivos, siempre presentes, pesan cada vez en la construcción de fenómenos que rebasan la cancha, a los jugadores y a su afición.

El deporte en la época actual se ha beneficiado, en general, de esta relación, pero todo beneficio trae aparejado un costo y cada vez es más difícil distinguir cuál es la línea que separa la política, la pasión y el deporte.

Contemplamos finales históricas, como la que enfrentaron a los Dodgers y a los Medias Rojas y algunas francamente decepcionantes como la jugada entre el América y el Cruz Azul en el estadio Azteca. En esa fuimos testigos de la parálisis que provoca el miedo o la necesidad de no fallar, lo que inevitablemente nos lleva, de hecho, a hacerlo…

Los premios otorgados en el año también dicen mucho sobre la cara del deporte actual y su transformación: Aquel futuro imposible llegó, con la salida de Messi y Cristiano del cuadro, Antoine Griezmann como un gran ausente y Luca Modric, también un veterano, recibe un premio que le reconoce el punto más alto de su carrera.

Las mujeres entran de lleno a los podios más afamados, demostrando la gran deuda que se tiene con el deporte femenil, pero también el largo camino que falta por recorrer en materia de igualdad.

Las reacciones al Balón de Oro de Ada Hegerberg y al The Best de Marta Vieira da Silva nos indican que, a diferencia de ellas, tal vez aún no estamos preparados para manejar esa situación y que debemos ponernos a la altura rápidamente.

La forma que adquirió la lucha de Serena Williams por volver a las pistas de tenis tras su maternidad y la controversia generada, o las manifestaciones de las deportistas sobre el #MeToo nos indican algunas cosas en las que el mundo seguirá trabajando en el 2019. Así, este año cierra con esperanza, los cambios brutales que nos obliguen a replantearnos todo lo que creemos saber sobre nosotros mismos y el deporte continuarán, y este apasionante mundo seguirá sorprendiéndonos, hay mucho que ver aún.

@GMOSHY67

¿Te gustó este contenido?