Actos de fe contra realidad

Existe dos visiones sobre lo que le espera al PRI y a su candidato el próximo 1 de julio

Actos de fe contra realidad

#A Fuego Lento

 

Lo que se nos viene es un verdadero tsunami, fue lo que se le escuchó decir a un funcionario de primerísimo nivel del gobierno federal.

Lo dijo en alusión a lo que prevén para la elección del próximo 1 de julio: el inminente triunfo de Andrés Manuel.

Se trata de un escenario que, en las altas esferas del gobierno ven que tiene pocas posibilidades de ser diferente y es por eso que toman todas las medidas para entregar en orden la casa; es decir, las dependencias federales.

Gane quien gane, me dijo un secretario de Estado, la obligación del gobierno es cumplir con lo que establece la ley a pie juntillas.

Lo que llama la atención es que este mensaje no ha bajado del todo a otros niveles de la administración federal o, mejor dicho, tienen la instrucción, pero algunos lo echan en saco roto.

Muchos funcionarios están actuando como si nada pudiera pasar en las elecciones presidenciales.

No está en su horizonte la posibilidad de que el PRI pierda la Presidencia de la República, como tampoco está en otros sectores del partido, y eso los ha hecho confiarse.

Sin embargo, la incredulidad es la que tiene al tricolor y a su candidato, José Antonio Meade, disputando el segundo lugar en las encuestas, pero cada vez más lejos de Andrés Manuel.

 

Aunque no lo aceptan públicamente, esa fue la actitud con la que la cúpula del PRI, encabezada por personajes como Enrique Ochoa y Luis Videgaray, y otros sectores del gobierno, llegaron a este proceso electoral.

Dieron por hecho que el papel de gobierno los colocaba con cierta o mucha ventaja en la contienda.

Y es cierto, llegaron con esa ventaja, pero no supieron aprovecharla, tanto que su abanderado se encuentra en el tercer lugar de la mayoría de las encuestas.

Sin embargo, el trabajo de los funcionarios federales, los dirigentes del PRI y su candidato es hacer sentir todo lo contrario, tal y como lo afirmó René Juárez, en la entrevista con Nayeli Cortés en El Heraldo de México.

Nosotros empezamos de abajo hacia arriba. Nuestro candidato estaba en tercer lugar cuando yo asumí; hoy estamos rebasando el segundo lugar y pensamos que, después del debate, alcanzaremos el primero, le dijo a la reportera.

Además de los buenos deseos de René Juárez, lo cierto es que el Revolucionario Institucional puso en marcha toda una estrategia para mover su estructura en los estados, pero con todo y todo, en el gobierno federal piensan que la llegada del tsunami llamado Andrés Manuel es imparable.

Están conscientes de ello y aceptarán entregar la plaza si ese es resultado de la elección, pero lo que no harán es bajar la guardia antes de tiempo.

Otro sector lo que espera es que en las elecciones ocurra un milagro, pero hay malas noticias: el poder no se obtiene con actos de fe, se gana en las urnas.

***

Y como dice el filósofo… NomeacuerdoOdio la realidad, pero es en el único sitio donde se puede comer un buen filete.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano