Ricardo Pascoe: Acechanzas del poder

Ricardo Pascoe: Acechanzas del poder

Es algo que nunca había sucedido. Los acontecimientos y las circunstancias están definiendo los alcances, el carácter y el perfil de un gobierno aun antes de asumir el poder formalmente. Esto sucede única y exclusivamente porque el mismo partido ganador había ofrecido tanto, y en tan poco tiempo, que las expectativas y demandas se fueron al cielo. Y, de repente, todo se topó con la realidad, sin magia y sin etiquetas estrambóticas.

En el afán de presentarse como la continuación de Lázaro Cárdenas, el nuevo gobierno se apresuró con sus anuncios nacionalistas. Se construirán nuevas refinerías para satisfacer a la demanda nacional y no se venderá petróleo al exterior.

A partir del nuevo gobierno, todo el petróleo extraído será para autoconsumo. Pero, al mismo tiempo, afirma que no modificará la Reforma Energética, que ofrece todo lo contrario a lo anunciado por el nuevo gobierno. Ante tal confusión, las alarmas sonaron y las calificadoras internacionales redujeron su evaluación de Pemex.

La calificadora Fitch anunció el cambio de perspectiva de neutral a negativa para Pemex. La calificadora explicó que los cambios que se han planteado a la estrategia comercial de la empresa pueden poner en riesgo el capital de la misma.

Días antes, otra calificadora, Moody ´s, publicó un análisis en el cual alertaba sobre las consecuencias negativas que podrían tener algunas de las estrategias que propone implementar el nuevo gobierno. A partir de ello, el peso perdió 0.66% durante el día y el rendimiento de los bonos del Gobierno mexicano aumentaron 6.5 y 4.5 puntos base en el caso de los vencimientos de 10 y 2 años, respectivamente, para no provocar una venta masiva de los mismos, desde el exterior. El fantasma del error de diciembre de 1994 ronda por los pasillos.

El juego con las consultas públicas manipuladas concernientes a las megas obras del sexenio desalienta inversiones del sector privado nacional y extranjero. Independiente del resultado final de la consulta sobre el NAIM, el mensaje ha sido claro: es un riesgo grave invertir en México. El gobierno inventará consultas cuando quiere algo a cambio, aunque no ofrezcan ninguna certeza.

Por tanto, en el sector petrolero y en materia de mega obras (trenes, carreteras, infraestructura energética, etc.), el gobierno de Morena ya perdió en su credibilidad y la confianza del sector privado nacional e internacional. Riobóo no es alternativa para un gobierno, por más que sea el constructor carnal. Y esto, sin haber tomado posesión.

En materia de la relación con medios de comunicación, el deterioro de la imagen del nuevo Presidente es notable. A partir de la publicación de una fotografía publicada en El Universal del hijo de López Obrador con una pierna fracturada, Jorge Ramos, editor de ese medio fue despedido. Obviamente su despido respondió a una exigencia de la nueva casa presidencial, aunque ahora todos lo nieguen y se auto declaran tolerantes y respetuosos de la crítica.

En su momento, los morenistas no tuvieron ningún reparo en criticar a los hijos de Ricardo Anaya, burlándose de sus estudios y publicando fotos de sus quehaceres. La doble moral queda registrada como parte esencial de la ética de los gobernantes en turno. Las presiones a otros comentaristas y medios ya se ha dado: Rubén Cortés, que renunció a la dirección de La Razón; Carlos Marín, quien dejó la dirección de Milenio y el acoso a Pablo Hiriart de El Financiero son algunos ejemplos de la mínima tolerancia que tiene el nuevo gobierno a la crítica. Y esto, sin haber tomado posesión.

Ya apareció el nuevo Presidente, su esposa, su más cercano colaborador y su nueva esposa en la portada de la revista Hola! Como es sabido, la revista Hola! es el espacio que define las prácticas, los juegos y los gustos de las burguesías internacionales de Occidente. Tan es así que la esposa del Presidente Peña apareció mostrando, con orgullo, la ahora famosa Casa Blanca. Cada nueva adición a la burguesía nacional queda registrada en Hola!, incluyendo su diseñador favorito. En este caso, Benito Santos, cotizado diseñador mexicano, elaboró conjuntos para la esposa de Peña, para la esposa de César Yáñez y, no lo dude, sabremos más de la presencia de Benito en los nuevos círculos del poder. Y esto, sin haber tomado posesión.

Las asechanzas del poder son muchas, peligrosas y altamente adictivas. Nadie debe dudar del placer de ejercer el poder. Atrae dinero, lujos, sexo y fama. Lo que es poco común es toparse con un poderoso que no sucumbe al discreto encanto del poder. Hasta hoy, no hemos encontrado ese poderoso capaz de resistir las tentaciones del poder y sus asechanzas. Y esto, sin haber tomado posesión.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRuy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

Lo que se quemó