Acecha el fantasma de Tiananmen

Las protestas en Hong Kong siguen, y cada vez hay más violencia

Opinión de Alejandra Martínez / Rompeolas / El Heraldo de México
Opinión de Alejandra Martínez / Rompeolas / El Heraldo de México

Hace 30 años, semanas de protestas en Pekín exigiendo mayores libertades terminaron la noche del 3 de junio de 1989 con una masacre en la plaza de Tiananmen y sus alrededores a manos del Ejército chino.

Hoy, el fantasma de aquel acto de represión acecha el territorio de Hong Kong…

No se sabe exactamente cuántas personas murieron en Tiananmen y el tema, tres décadas después, aún es tabú en la China continental, aunque la fecha sí es conmemorada en Hong Kong.

El territorio de la ex colonia británica fue devuelto a China en 1997 y goza, hasta 2047, de libertades desconocidas para el resto de los chinos que viven bajo el control del régimen comunista.

Bajo el principio de Un país, dos sistemas, Hong Kong, territorio de siete millones de personas, se ha desarrollado como un gran centro financiero en Asia, tiene el séptimo índice de desarrollo humano más alto del mundo, división de poderes y no hay control sobre internet.

Ante estas libertades, la población no se siente ni quiere ser parte de la China comunista, pero la influencia creciente de Pekín es cada vez más notoria.

Hace dos meses, las protestas estallaron cuando el gobierno regional anunció un proyecto de ley de extradición; esto desató la preocupación de que disidentes y críticos del régimen comunista, refugiados en Hong Kong, sean enviados a China.

Las multitudinarias movilizaciones lograron que el proyecto no prosperara, pero no han cesado debido al excesivo uso de la fuerza de la Policía. Las protestas siguen, y cada vez hay más violencia.

La Policía lanza gas lacrimógeno, balas de goma, y detienen a los manifestantes más radicales. Mientras que los activistas han apostado por paralizar las actividades.

Esta semana, los hongkongeses impidieron la operación del Metro, lograron la cancelación de 160 vuelos, bloquearon las principales avenidas, y miles se unieron en una jornada de paro.

El gobierno chino ha escalado el tono de sus advertencias, dejando entrever la posibilidad de enviar al Ejército de Liberación Popular a que apacigue las movilizaciones.

La situación no es menor, ésta es considerada la crisis más grave desde 1997. Por lo pronto, los gobiernos de EU, Reino Unido, Australia, Irlanda, Japón, Singapur y Emiratos Árabes Unidos alertaron de no viajar a la región.

Expertos creen que el gobierno está apostando por una degradación de la crisis, como ocurrió con el movimiento de los paraguas en 2014.

Pero el tiempo se agota, en octubre es el 70 aniversario de la fundación del régimen, un asunto que no quieren que sea eclipsado por las manifestaciones.

China ya avisó: el que juega con fuego puede morir quemado.

POR ALEJANDRA MARTÍNEZ
[email protected] 
@ALEJANDRAMTZ_87

lctl

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo