A punto de poncharlo

Los inversionistas extranjeros están preocupados por la forma en que la 4T quiere resolver la situación de Pemex

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

La Secretaría de Hacienda anunció con fanfarrias el viernes pasado una serie de medidas para sanear las finanzas de Pemex y lograr su reposicionamiento como un activo estratégico de la nación e inducir un cambio estructural en la empresa. En concreto, le va a inyectar 107 mil millones de pesos en 2019 para tratar de revivir a la gallina de los huevos de oro negro.

Sin embargo, para los bancos de inversión fifís (como el Citi y JPMorgan), dichas medidas les parecen insuficientes porque no van a resolver la problemática de fondo que tiene la empresa improductiva del Estado. En su análisis, los del Citi dan a entender que en el juego para salvar a Pemex de la ruina, el presidente Andrés Manuel López Obrador lleva dos strikes en su cuenta -o sea que no es bueno para el macaneo ni batea arriba de los 300, como presume-, por lo que están a punto de poncharlo.

Dicen los del Citi:

El gobierno dio detalles sobre el apoyo extraordinario a Pemex y, nuevamente, decepciona. Incluye reducir la carga fiscal para 2019 en 15 mil millones de pesos (y llegar a los 90 mil millones de pesos para 2024, acota el columnista; capitalización previamente anunciada de 25 mil millones de pesos; 35 mil millones por pagarés de pasivos pensionarios, y ahorros estimados de 32 mil millones de pesos por la reducción del robo de combustible.

El peso mexicano ha reaccionado negativamente porque el mercado percibe, correctamente, que estas medidas son insuficientes para revertir significativamente el deterioro de la producción y las finanzas de la compañía. No hay dinero nuevo, lo que consideramos una gran decepción… El gobierno reiteró que Hacienda respalda a Pemex y no dudará en brindar un apoyo adicional. Para nosotros, esto es muy decepcionante porque hasta ahora el gobierno no ha demostrado tener un plan de apoyo creíble para Pemex

El mayor problema que vemos es que ni la administración ni el plan de negocios para Pemex han cambiado… creemos que el gobierno no tiene el diagnóstico correcto del problema de la empresa… Bajo el plan de AMLO la trayectoria a futuro de la compañía no es convincente. En virtud de ello, creemos que Pemex no se volverá más eficiente ni rentable, ya que asignará capital a actividades de bajo rendimiento; no mejorará significativamente los procesos operativos y de gestión, y preferirá realizar la mayoría de sus actividades por sí solo, en lugar de asociarse con el sector privado -como era la expectativa de la Reforma Energética (Hasta aquí el reporte del Citi).

Sobra decir que los inversionistas extranjeros están mega preocupados no sólo por la decepcionante forma en que el gobierno de la 4T quiere resolver la complicada situación financiera que enfrenta Petróleos Mexicanos, situación que dicho sea de paso fue provocada por los neoliberales, según el presidente López Obrador.

Los observadores políticos objetivos e imparciales advierten: no vaya a ser que ahora sí en este sexenio se hundan Pemex, AMLO y también México.

 

 

[email protected]

@luissotoagenda

¿Te gustó este contenido?