A la calle, la burocracia perredista

Como la transición con Amieva fue tan tersa, se pensó que el cambio sería calmo

Esperanza Barajas / Primer Cuadro / Heraldo de México
Esperanza Barajas / Primer Cuadro / Heraldo de México

El inicio de un nuevo gobierno en la Ciudad de México con otro partido político implicaba un cambio natural del personal, sobre todo en los mandos altos y medios, pero las medidas tomadas en las diferentes dependencias han sido verdaderamente radicales. Se les olvidó que muchos de esos ex servidores públicos estaban ahí desde que Andrés Manuel López Obrador fue jefe de Gobierno.

Era lógico que en el gobierno de Claudia Sheinbaum no quisieran nada de la bonita herencia que dejó Miguel Ángel Mancera, pero como la transición con José Ramón Amieva había sido tan tersa, se pensó que el cambio podría ser tranquilo. En muchas dependencias solicitaron las renuncias con anticipación y esto permitió que la gente se fuera antes del 5 de diciembre, pero en otras el trato llegó a ser grosero.

Fue muy curioso ver cómo en el último año, una parte importante de la burocracia capitalina se transformó, dejó de ser perredista para volverse morenista, igualito como lo hicieron los cuadros políticos. Así que con todo y sus porras esos trabajadores se fueron a la calle. En algunos sitios como el Sistema de Aguas fueron muy creativos, llegaron con una especie de headhunters, que se hicieron presentes desde noviembre y empezaron los recorridos para saber las funciones de los servidores públicos a cargo de un área tan sensible, no le aguantaron el paso a los técnicos y en un par de días le definieron a la gente su permanencia, sobre todo, aquellos que se hacen cargo de cuestiones operativas.

En otras dependencias las cosas fueron complicadas, por ejemplo, al personal cercano al ex secretario Guillermo Orozco, la semana pasada ya le impidieron el ingreso al edificio para sacar sus cosas: a la banqueta les llevaron sus artículos personales.

En Finanzas el ambiente era de velorio, hasta los trabajadores morenistas entre lágrimas se despidieron de sus ex compañeros que salieron a buscar un nuevo sitio para laborar. En muchas secretarías a los trabajadores que tienen contratos con fechas de conclusión, les indicaron que podían tomarse los días restantes y ya no regresaran a trabajar.

Anécdotas hay de todo tipo, como las contraindicaciones para hacer el proceso de entrega. Inicialmente les pidieron acudir con sus carpetas a las oficinas de gobierno central, ahora que sigan la normatividad y esperen que la Contraloría les asigne una fecha. Tendrán que aprender las reglas para hacer este proceso y las demás responsabilidades de gobierno, aunque un poquito de buen trato no está de más.

A LA VUELTA: El diputado Héctor Serrano asegura que no es de su interés formar un nuevo partido como se comentó en este espacio, que se sumó a la lucha de la sociedad civil; también el exlegislador Leonel Luna señala que no está en ningún proyecto político nuevo. Qué bueno que lo aclaran, porque en el PRD algunos piensan lo contrario. Al tiempo.

 

[email protected]

@esbarajas

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo