Reclutadores en aprietos

La política de austeridad de AMLO se ha convertido en un obstáculo para reclutar el “talento” del próximo gobierno

Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México
Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

En el equipo de transición están preocupados. Por un lado, buscan adelgazar la estructura burocrática y, por otro, les ha costado trabajo reclutar gente para posiciones clave en secretarías de Estado y organismos desconcentrados.

Hace unos días, un alto directivo de un órgano desconcentrado recibió el ofrecimiento para incorporarse a una subsecretaría, pero dijo que no. Declinó la invitación porque aceptarlo le implicaba perder 30% de sus ingresos.

El fenómeno se ha presentado a nivel federal y en la CDMX, lo que ha impedido concluir la conformación de los gabinetes legal y ampliado.

El problema está causando ruido en posiciones de primer nivel, pero amenaza con hacer crisis en fichajes para cargos de segundo y tercer grado, por el tema de salarios y prestaciones.

Con base en el proyecto del equipo de transición, el presidente ganará 108 mil pesos mensuales; un secretario, 106 mil pesos; un subsecretario, hasta 105 mil pesos; oficial mayor, hasta 100 mil pesos; jefe de unidad, 99 mil pesos; un director general, 80 mil pesos; y un director general adjunto, 66 mil pesos.

Si estos salarios los comparamos con lo que hay en la iniciativa privada, quedan muy por debajo.

De acuerdo con el Consejo Coordinador Empresarial, en la IP, la industria bancaria es la que mejor paga. Un directivo de ese sector gana hasta 400 mil pesos al mes, tres veces más que el sueldo del presidente.

Por otro lado, si comparamos lo que actualmente ganan los funcionarios de primer nivel y lo que propone el nuevo gobierno, no es mucha la diferencia, pero el hecho de que su tendencia sea a la baja, deja de ser atractivo para prospectos especializados.

Uno de los casos que ya llegó al escritorio del Presidente electo es el del Banco de México. En las últimas semanas se han presentado unas 200 solicitudes de jubilación de trabajadores con cargos modestos hasta altos ejecutivos.

El problema es que mucha de esa gente engrosará las filas de la economía informal, pero otros tanto terminarán trabajando para la banca privada, con información privilegiada.

Ejemplos como éste sobran, lo mismo en la cancillería que en Gobernación, donde existen miles de trabajadores con servicio civil de carrera cuyo futuro es incierto si nos atenemos a la política de austeridad del próximo gobierno y a lo que será la Cuarta Transformación.

 

En el equipo de transición me adelantan que Alejandro Gertz Manero será pieza clave en el gobierno de AMLO. Se perfila para ocupar la subsecretaría de Seguridad Pública, al lado de Alfonso Durazo, y tendrá tareas en materia de inteligencia y persecución de delitos financieros.

 

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento. Es el talento de reconocer a los talentosos.

 

[email protected]

@ALFREDOLEZ

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo