Políticos de tómbola, la nueva mayoría

Los diputados de Morena carecen de experiencia legislativa, por lo que serán capacitados en leyes, reglamentos, imagen y reglas de convivencia

Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México
Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

Este lunes arranca el registro de los 500 diputados que conformarán la próxima legislatura, y existe una preocupación inquietante en el círculo más cercano a López Obrador, porque la mayoría de los nuevos legisladores de Morena andan por la calle de la amargura. No saben nada de nada.

Hay casos extremos de algunos que ni siquiera saben cómo llegar a San Lázaro, otros tantos no saben leer ni escribir, mucho menos de reglamentos parlamentarios ni leyes.

La explicación a la cruda realidad que debe enfrentar Morena es muy simple:

De los 191 diputados que integrarán su bancada, poco más de 100 fueron seleccionados por el método de la tómbola, una consulta a mano alzada en plazas públicas, parques o jardines de un sinfín de comunidades.

El partido de AMLO optó por ese método desde las elecciones de 2015 para cubrir la totalidad de las candidaturas, y hoy repitieron la fórmula, colocando las nominaciones en manos de personajes con liderazgos locales, pero nula experiencia legislativa.

Lo hicieron sin saber lo que les venía. Ni en su sueño más guajiro se imaginaron que pudieran ganar tantas posiciones, y ahora ya empezaron a sufrir las consecuencias.

Este lunes, muchos de los nuevos legisladores pisarán por primera vez el recinto legislativo, después de vivir una verdadera odisea para llegar porque viajarán por sus propios medios, sepan o no moverse en la ciudad.

Fueron citados para iniciar los registros, situación que aprovecharán representantes de Morena, asignados por AMLO y Yeidckol Polevnsky, para iniciar cursos de capacitación que prepararon de última hora.

Y es que los nuevos diputados tendrán estrictamente prohibido contratar asesores o consultores externos. La fracción parlamentaria, me comentó uno de sus próximos integrantes, no va a gastar ni un peso en consultorías. Toda la capacitación correrápor cuenta de gente de Morena con experiencia en el ejercicio legislativo.

A cada uno de los diputados les entregarán un manual con información básica sobre el reglamento legislativo, glosario de términos y leyes, así como las reglas de comportamiento y remuneración que tendrán a partir del 1 de septiembre. El documento establece que ningún diputado podrá contratar a familiares o amigos como asesores y les aclara que ganarán 50% menos de lo que perciben los diputados salientes.

Aunque entrarán cobrando lo mismo que los actuales, se modificarán las leyes para bajar sueldos y, una vez que entren en vigor, el dinero sobrante se devolverá a la Tesorería.

El reglamento de Morena también habla sobre las reglas de convivencia y les hace notar que ya no serán oposición, por lo que tendrá que prevalecer una relación de respeto.

En caso de que alguien quiera protestar, tendrá que solicitar una autorización y negociar con la cúpula de su fracción parlamentaria. El nombre del juego, me dijo otro funcionario de Morena, es disciplina.

El orden tambiénpasa por la imagen. Las diputadas tendrán prohibido usar el salón de belleza con el que cuenta actualmente el Palacio Legislativo y, al igual que sus compañeros hombres, tendrán prohibido usar automóviles de lujo.

En Morena están conscientes de que la curva de aprendizaje de sus diputados será muy larga y esa es una de sus mayores preocupaciones, porque muchas de las promesas de campaña del Presidente electo requieren cambios a la ley. Y sus reformas, sí o sí, tendrán que pasar por el Congreso.

En pocas palabras: parte importantedel futuro gobierno y de la Cuarta Transformación está en manos de políticos de tómbola.

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo:Cada vez que creamos un plan, terminamos improvisando.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo