Barbosa se quedó solo en Puebla

En breve, se dará a conocer el fallo de la elección local y todo apunta a que el ex senador no repetirá como candidato. Ni en Puebla ni en la CDMX ven bien a Barbosa

Alfredo_Gonzalez
Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

Entre la clase política de Puebla y en el equipo de transición confían en que la elección de aquella entidad, impugnada ante el Tribunal Electoral, se resuelva antes del 1 de diciembre, que es la fecha en la que Andrés Manuel López Obrador toma posesión como presidente de la República.

Es cuestión de días para saber si la Sala Superior ratifica o no el triunfo de la panista Martha Erika Alonso Hidalgo o si convoca a nuevas elecciones.

Por ahora, nadie tiene la menor idea de cómo viene la sentencia, porque los magistrados tienen dos proyectos: uno se pronuncia por la ratificación y otro, por la anulación. Con todo y eso, tanto en el equipo de Alonso Hidalgo como del lado de Morena, coinciden en que el resultado final dependerá de una decisión política.

Una decisión, dicen, que vendrá del Tribunal, con la venia de López Obrador.

Pero mientras corren y corren ríos de tinta sobre el bonito arte de la especulación, los protagonistas de la elección local del 1 de julio continúan en lo suyo.

Martha Erika trabaja en la conformación de su gabinete y el morenista Miguel Barbosa busca tejer alianzas para reconstruir al partido, que quedó muy lastimado.

De hecho, el ex senador es quien lleva la de perder, porque grupos locales quieren quitarlo del camino. No les agrada la idea de que repita como su abanderado. Quieren otro candidato y quien más apoyos lleva hasta el momento es el actual senador Alejandro Armenta. Lo respaldan corrientes locales, diputados federales y hasta integrantes del equipo de transición, porque es el único que garantizaría la unidad de Morena. Ni en Puebla ni en la CDMX ven bien a Barbosa. Grupos locales le quitaron su apoyo.

Y no fue de gratis. Se peleó con la presidenta local de Morena, Claudia Rivera; con el alcalde de su tierra natal, Tehuacán, Felipe Patjane, y con la alcaldesa de Texmelucan, Norma Layón. Todos cuentan con liderazgos y arrastre en la entidad, pero trabajan para construir otra candidatura. A Barbosa ya lo dejaron solo. Tan lo dejaron solo que hasta en el Senado se especula que hubo un acuerdo entre Morena y el PAN para quitar al incómodo Damián Zepeda de la coordinación de la bancada y su lugar fuera ocupado por el poblano Rafael Moreno Valle, esposo de la gobernadora electa Martha Erika Alonso.

Se tenía previsto que Moreno Valle tomara las riendas de su fracción días después de que Marko Cortés rindiera protesta como dirigente del PAN; sin embargo, el nombramiento se dará en las próximas horas porque Zepeda adelantó ayer su renuncia a la coordinación parlamentaria.

Moreno Valle y su equipo trabajaron en dos frentes. Primero, en defender la elección de su candidata, orillando a un desgaste natural a Barbosa con todos los grupos locales y cerrando la pinza con el acuerdo de referencia en el Senado.

Posteriormente, trabajaron en Puebla para darle la mayor votación del país a Marko Cortés en la elección interna. En pocas palabras: los morenovallistas ganaron por todos lados.

En contraparte, no sabemos a ciencia cierta si Barbosa calculó cómo terminaría la elección, pero cuando conversa uno con gente que formó parte de su equipo, la conclusión es que algo hizo mal y, pase lo que pase con el fallo del TEPJF, perderá más de lo que tenía previsto.

 

Al entrar en vigor la Ley de Remuneraciones, los servidores públicos que cuentan con el seguro de separación individualizado, tendrán que pagar, a partir de noviembre, el ISR por este concepto, cuando antes era el propio empleador, en este caso el gobierno federal, quien lo retenía.

 

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Un hombre aislado se siente débil, y lo es.

 

[email protected]

@ALFREDOLEZ

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo