AMLO mete el acelerador en su equipo

Ésta será una semana determinante para el Presidente electo, sus legisladores y los futuros funcionarios

Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

El Presidente electo pidió a todos los diputados y senadores que ocuparán un cargo en el gabinete, soliciten licencia para tomar de lleno las tareas que corresponderán a cada una de sus áreas. Y a quienes se quedan en el Congreso les encomendó que aceleren el paso para aprobar las reformas pendientes, antes de la toma de posesión.

La crisis generada por la cancelación del aeropuerto en Texcoco y la caída de las bolsas, la semana pasada, aunadas a los problemas que ha enfrentado su equipo de comunicación, obligaron al Presidente electo a meter el acelerador. Se tiene previsto que esta semana aprueben la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República y aunque la oposición amaga con impugnarla, Morena en la Cámara de Diputados y el Senado la sacarán sí o sí.

Lo que tiene con los pelos de punta al PRI, PAN y PRD, sobre todo, es que les quieren imponer una ley en la que el fiscal general tenga a su cargo la elección de todos los demás fiscales, entre ellos el anticorrupción.

Y algo que inicialmente se dijo es que eso se dejaría en manos del Congreso con propuestas de organizaciones ciudadanas.

Con base en el dictamen al que algunos legisladores tuvieron acceso, el fiscal general no contará con autonomía presupuestal, ni con un margen de acción pleno; es decir, volverá a depender del Ejecutivo federal.

Otro tema al que tendrán que meter acelerador es el paquete económico 2019, en virtud de que antes del 1 de diciembre tienen que contar con el esquema de liquidaciones por despido y reducción de salarios en la estructura burocrática.

Un integrante del equipo de transición me comentó que están atorados con las liquidaciones y los retiros voluntarios de personal especializado que gana hasta 300 mil pesos al mes, sobre todo en organismos como Pemex, en donde existen 300 técnicos que perciben un salario como ése y todavía no saben qué hacer con ellos.

En materia de seguridad, también existe preocupación, porque tanto el próximo secretario del ramo, Alfonso Durazo, como funcionarios vinculados con el área, no han terminado de aterrizar los proyectos anunciados, como el de los 300 cuadrantes que habrá en todo el país.

En materia de comunicación tampoco están exentos. La crisis más reciente la vivió el futuro vocero presidencial, Jesús Ramírez, quien la semana pasada se reunió con los reporteros que cubren las actividades de AMLO para pedirles un poco de paciencia y ayuda, porque no se han dado abasto para atender los requerimientos del área.

En pocas palabras, la preocupación existe en prácticamente todos los futuros funcionarios porque han quedado rebasados en tareas y resultados debido a que la mayoría no cuenta ni con oficinas ni presupuesto. Y esto apenas empieza.

 

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: El que camina a grandes zancadas no irá muy lejos.

 

[email protected]

@ALFREDOLEZ

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónPosdata

Posdata