A 8 meses: polarización

Persisten dos visiones del país y el gobierno no parece querer hacer nada para evitar la polarización

Arturo_Sánchez_Gutiérrez
Arturo Sánchez Gutiérrez / Decano Escuela de Gobierno del Tec de Monterrey

El presidente López Obrador celebró que el crecimiento económico reportado por el Inegi haya sido de 0.1% en el segundo trimestre de 2019: Es una muy buena noticia porque despeja el miedo, opinó el Presidente.

Para los analistas, la economía está prácticamente detenida y la expectativa de crecer a un ritmo de 4% pereciera imposible de alcanzar. La celebración está acompañada de otros dos anuncios: (1) el secretario de Hacienda destinará 485 mil mdp para reactivar la economía, porque era necesario darle un empujoncito; y (2) el Presidente se reunió con su gabinete y solicitó apretar más en materia de austeridad.

Al tiempo, el secretario de Hacienda reconoció un subejercicio en el gasto de 174 mil mdp en el primer semestre, en especial en salud y educación. Por si fuera poco, los ingresos presupuestarios del sector público fueron 68 mil 430 mdp menos a lo previsto, según Hacienda.

El problema es que la ecuación presidencial no parece estar funcionando. Por un lado, el discurso político sigue siendo el mismo: mañanera tras mañanera, el Presidente insiste en que nosotros sabemos que va muy bien la economía, que está bien el país. Por otro lado, la realidad apunta a que han pasado ocho meses desde el inicio del gobierno y sólo le quedan cinco meses de este año para cumplir una gran cantidad de promesas, reiteradas en campaña y conferencias.

Por otro lado, las señales en la parte política no son nada alentadoras. Al atropello con el que se quiere extender el periodo de gobierno en Baja California, se suman la llamada ley mordaza, aprobada por el Congreso de Tabasco y la renovación de los cuestionamientos al funcionamiento de los organismos autónomos, en este caso el afectado fue el Coneval. De hecho, el diario británico The Financial Times tomó nota de la actitud presidencial hacia estos organismos, entre los que están el INE, el INAI y el Banco de México.

Evidentemente persisten dos visiones del país y el gobierno y sus seguidores no parecen querer hacer nada para evitar la polarización. Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado, afirmó que se están recrudeciendo los ataques contra el gobierno de López Obrador, por parte de quienes han perdido privilegios, y opina que se van a reagrupar para intentar dinamitar este gobierno. A estas alturas, poco ayudan al país las expresiones que polarizan.

Ni en la economía ni en la política, el diálogo parece ser abierto y franco. Prevalece la verdad y los planes presidenciales, al tiempo que se mantiene un discurso menos convincente. En estas circunstancias no sorprende que se insista en proyectos como CFE Telecomunicaciones para ofrecer internet gratuito a los mexicanos.

Una vez más, no parece haber consenso sobre la pertinencia de una costosa inversión de este tipo y se parte de un diagnóstico polémico. Ante la realidad económica del país, este tipo de proyectos no encajan en una lógica comprensible para muchos. Muy pronto la pregunta será ¿quién quiere controlar internet en México?

POR ARTURO SÁNCHEZ GUTIÉRREZ

DECANO DE LA ESCUELA DE GOBIERNO

TECNOLÓGICO DE MONTERREY

@ARTUROSANCHEZG

edp 

¿Te gustó este contenido?