5 vínculos entre Trump y la caída de las bolsas

La poca seguridad de que las políticas de Trump se concreten, su posible impeachment y que sus desplantes proteccionistas no han tenido alcance pegaron ayer en los mercados


Donald Trump tiró las bolsas ayer, incluida la BMV, que cayó 1.44 por ciento. Estas son 5 razones del caos que originó:

Primera.- A pesar de todo lo que ha ocurrido desde que Trump tomó posesión, los mercados e inversionistas habían llegado a una preconclusión: Trump tenía un fuerte sesgo a favor de los negocios. Sus desplantes proteccionistas no se han materializado ni han tenido gran alcance, excepto por unas cuantas empresas que cancelaron inversiones en México. Pero el TLCAN sigue ahí. De tal suerte, un descalabro a la presidencia de Trump es interpretado como un elemento que cimbraría el ambiente favorecedor del mundo empresarial.

Segunda.- El mundo entraría a una zona enrarecida determinada por la posibilidad de un impeachment o juicio político contra el presidente del país más poderoso del mundo, lo que cada día se nombra más desde que se supo que Trump pidió al exdirector del FBI James Comey que cancelara las investigaciones sobre los vínculos que sostenía Michael Flynn con Rusia. Si el ánimo a favor del impeachment crece, las siguientes semanas veremos una volatilidad generalizada, con todo mundo buscando activos de refugio sin saber con certeza dónde hallarlos.

Tercera.- Los mercados no tienen claridad para formar expectativas. Esta situación ha crecido en los últimos días. Hay poca seguridad de que las grandes promesas de Trump se concreten. Más bien se desmoronan (ayer se desvaneció una más, al reportarse que ya no moverá la Embajada de EEUU en Israel hacia Jerusalén). De tal forma, hoy no es posible, por ejemplo, saber si el famoso plan fiscal que pretende lanzar efectivamente tendrá éxito o no, y si sus planes para desregular el sector financiero serán aprobados por el Congreso

.

Cuarta.- Si el escenario anti-Trump en EEUU crece, y el ánimo de los congresistas se fortalece para dar por terminado este problema a través del impeachment, la gran pregunta sería ¿quién puede gobernar y poner orden en Estados Unidos? ¿Sería un individuo que sí pueda materializar políticas proteccionistas anti empresariales? Ya desde febrero pasado las encuestas arrojaban que 46 por ciento de los estadounidenses están a favor de que el Congreso inicie es proceso, y es probable que tras lo ocurrido esta semana ese porcentaje crezca.

Quinta.- Al mundo le gusta la estabilidad; y si bien se percibía recientemente que Trump era un individuo impredecible, hasta hace unos días poca gente imaginaba que se metería tan repentina y grotescamente en un lío que involucrara el cuestionamiento de su permanencia al frente de la Casa Blanca. En adición, todos los ‘acuerdos’ a los que ha llegado con países como China, Alemania o Reino Unido serían cuestionados, dada la fragilidad de su presidencia, afectando con ello las expectativas económicas a lo largo y ancho del planeta.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRealidad política definirá futuro

Realidad política definirá futuro