5 claves para comprender el optimismo económico

Netlog

Quienes pensaron que una derrota económica de largo plazo se cernía sobre México desde que se materializó el triunfo Donald Trump en Estados Unidos, tendrán que quedarse esperando como agoreros de desdichas. La economía mexicana está bien. Estas son las claves:

Primera.- La incertidumbre respecto del TLCAN ha disminuido notablemente. La noción de que seguiremos integrados a Estados Unidos ya permeó en la mente de Donald Trump. De una u otra forma, México seguirá haciendo negocios con ese país. Por eso se pasó de las amenazas a las propuestas concretas de Wuilbur Ross, el Secretario de Comercio, quien ya admitió públicamente la idea Ildefonso Guajardo de utilizar lo logrado en el TPP como un punto de partida para la renegociación.

Segunda.- Mientras tanto, el TLCAN sigue ahí. El INEGI reveló el 27 de abril que las exportaciones de nuestro país crecieron a un ritmo récord de 14.1 por ciento, algo no visto desde el año 2009, cuando estábamos en plena crisis. Todo el comercio bilateral entre México y EEUU sigue siendo vigoroso y positivo para ambas partes, y las manufacturas mexicanas siguen penetrando ese mercado.

Tercera.- Los economistas ya entraron en etapa optimista. Quien ha prestado atención, ha podido ver que los bancos están acumulando revisiones al alza en sus pronósticos de crecimiento. ¿Ejemplos? BBVA elevó de 1.0 a 1.6 por ciento su pronóstico de crecimiento para 2017. Banorte hizo lo mismo hace unos días (y su Economista en Jefe Gabriel Casillas es de los personajes más respetados en esta materia). Citibanamex también elevó el pronóstico hasta 1.7 por ciento.

Cuarta.- La venta de autos nuevos en el mercado mexicano sigue muy sólida. A pesar de la cifra que todo mundo vio —reflejando una caída de 3.3 por ciento en abril—, tanto la AMIA como la AMDA fueron muy puntuales en aclarar desde el miércoles que en el bimestre marzo-abril en realidad el crecimiento fue de 6.9 por ciento. Y la meta de llegar a 1.7 millones de vehículos vendidos en el año sigue ahí.

Quinta.- Se están creando un montón de empleos. Si se toma en cuenta un período de 12 meses, del 1 de mayo de 2016 al 30 de abril de este año, la cifra es de más de 839 mil puestos de trabajo. El presidente Peña ya estableció como meta personal que su sexenio termine rebasando los 20 millones de registros en el IMSS (y, por cierto, ése será un logro sumamente notorio frente a la elección del próximo año).

Cuando en los siguientes meses se renegocie el TLCAN —con algunas cosas en las que ganemos y otras en las que no— el gobierno tendrá la fuerza suficiente para modificar la percepción y fortalecer la idea de que la estabilidad macroeconómica es algo que a todos nos beneficia y que todos debemos cuidar. Y si logra eso, la conclusión es sencilla: el candidato del PRI en 2018 será muy competitivo.

 

¿Te gustó este contenido?