4T, su etapa de reconstrucción

Pedimos que ejecuten los recursos del Programa de Reconstrucción, que lo hagan con toda claridad

Lorena Osornio, colaboradora
Lorena Osornio / Colaboradora

La Cuarta Transformación (4T) llegó al Gobierno de la Ciudad de México y al federal hace más de cuatro meses, tiempo que tardaron en echar a andar por fin, al menos en el papel, los trabajos de reconstrucción de los daños ocasionados por los sismos de septiembre de 2017 y febrero de 2018.

El 26 de marzo, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Lineamiento General del Programa Nacional de Reconstrucción para el ejercicio fiscal 2019, el cual será coordinado por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, y ejecutado con las secretarías de Educación Pública, Salud y Cultura.

En una primera revisión del documento, hace ruido el hecho de que se consideran 12 entidades federativas (Chiapas, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Tlaxcala y la Ciudad de México) a beneficiarse, y posteriormente advierte en su Objetivo General, que se atenderá a la población, de conformidad con las Declaratorias de Desastre Natural emitidas por la Secretaría de Gobernación, mismas que, según el propio documento, no cuentan los estados de Tabasco, Hidalgo y Michoacán.

El Decreto establece que la Cámara de Diputados destinó 8 mil millones de pesos, a repartir de la siguiente forma: vivienda cinco mil 600 millones; educación, salud y cultura, 800 millones de pesos a cada ramo.

Asimismo, toman de referencia los datos de daños que se recopilaron después del sismo de septiembre de 2017, los cuales son: 186 mil 529 viviendas, 19 mil 198 escuelas, 297 hospitales y 2 mil 340 bienes culturales, históricos, arquitectónicos y artísticos.

En las semanas pasadas, las secretarías que ejecutarán el presupuesto emitieron sus Lineamientos Específicos para su ejecución, con lo que formalmente arrancó esta administración las acciones de reconstrucción.

Aunque, para muchas familias, escuelas y hospitales van más de 18 meses que no ven el apoyo del Gobierno, sea del Partido Revolucionario Institucional (PRI), de Morena, gobierno local o gobierno federal.

Los niños no saben, y ni les interesa, si sacaron al Revolucionario Institucional después de 80 años, o si Claudia Sheinbaum desterró al Partido de la Revolución Democrática (PRD) de la Ciudad de México.

Lo que sí deberían saber, y que a muchos no se nos olvida, es cómo se escondió justo después del sismo de 2017, no exponiéndose antes de la campaña electoral, hoy a más de cuatro meses de ser jefa de Gobierno, los padres de familia del colegio Rébsamen hasta el momento no han encontrado justicia; la directora y los funcionarios que permitieron que esa escuela operara sin observar las medidas de seguridad en la estructura, siguen libres.

Sólo pedimos a las autoridades que ejecuten los recursos del Programa de Reconstrucción que lo hagan con toda claridad, transparencia y beneficiando a los que más los necesitan.

Nosotros, la comunidad civil, vigilaremos a partir de hoy que así sea.

 

LORENA OSORNIO COLABORADORA

@LOREOSORNIO_

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas