Raquel Bigorra, fusila y plagia

El productor Juan Osorio le da preferencia a su noviecita y se le olvida la trayectoria de la señora Silvia Pinal


LIBRO FUSIL
Raquel Gatorra (Bigorra) ha comenzado las lecturas de la obra de teatro que, basada en su libro Manual de la buena esposa, intenta le produzca Rubén Lara. La conductora echa mano de rezos y macumbas para que el prestigiado productor teatral le cumpla el capricho de llevar a escena lo que los capítulos de su libro contiene. Por cierto El manual de la esposa, Raquel Gatorra (Bigorra) se lo fusiló de la guía del mismo nombre que en 1953 publicó la española Pilar Primo de Rivera. ¡Plagio!

PRÓXIMAMENTE EN TEATRO
Diego Luna se alista para el estreno de Para vivir una experiencia más inmersiva (título tentativo), obra de teatro que produce y actúa. El mexicano subirá al escenario del Teatro de los Insurgentes en septiembre, días después de que culmine la temporada de El Hombre de la Mancha. La obra va a dirigirla Francisco Franco. Inicialmente los productores teatrales Ernestina Galindo y Claudio Carrera solicitaron los servicios de Diego Luna, como actor, pero este condicionó que participaría únicamente sí también se le incluía como productor. Le cumplieron su exigencia.

¡REPELÓ!
Doña Silvia Pinal no está nada contenta con las pocas escenas que su personaje tiene, en comparación a las de Laura Vignatti, en la telenovela Mi marido tiene familia. La mítica actriz ha reclamado a Juan Osorio, productor del melodrama, tal situación debido a que le parece falta de respeto que una aspirante a actriz tenga más peso y escenas que ella. Tiene razón. Aunque tampoco hay que llevar a la hoguera a Laura Vignatti, pues no será la primera ni la última damita que le hace creer a Juan Osorio que está enamorada de él para acrecentar y trepar más rápido en su carrera. Ya es cosa de Juanito creerse el cuento.

DESCUAJARINGADA
La temporada de Peter Pan terminó abruptamente tres semanas antes de lo establecido. ¿El motivo? La salud de Lola Cortés. Y es que a la estrella de los musicales sus fuerzas ya no le daban para seguir con la temporada. De hecho las últimas funciones hubo que infiltrarle medicamentos para que pudiese salir al escenario. Hay que tomar en cuenta que ya no es una chiquilla (está por alcanzar 50 años) y eso de cantar, brincar, correr y volar para darle vida a Peter Pan le exigía un esfuerzo sobrehumano.

Gracias por leerme.

 

Columna anterior: El divo de Juárez reaparece

¿Te gustó este contenido?