AL MANDO

Regulación, clave para industria

Con más de 15 años de experiencia en la industria farmacéutica antes de sumergirse en el mundo del tabaco, Costantini, quien me ofreció un espacio en su agenda de la cumbre E-Cigarette Summit en Washington, me confió cómo PMI, ha redirigido sus esfuerzos hacia la innovación en productos sin humo

OPINIÓN

·
Jaime Núñez / Al Mando / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

El debate en torno a los vapeadores y los cigarrillos electrónicos se intensifica, y en México, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha adoptado una postura decidida: reformar la legislación para prohibir su venta y consumo. Sin embargo, varios especialistas argumentan que, en lugar de prohibirlos, sería más efectivo regular su producción, distribución y uso. Es en este punto de discusión es donde tuve la oportunidad de conversar con Andrea Costantini, directora de Ciencias para las Américas de Philip Morris International (PMI). Con más de 15 años de experiencia en la industria farmacéutica antes de sumergirse en el mundo del tabaco, Costantini, quien me ofreció un espacio en su agenda de la cumbre E-Cigarette Summit en Washington, me confió cómo PMI, ha redirigido sus esfuerzos hacia la innovación en productos sin humo. Explicó que la misión de la compañía es guiar a los fumadores adultos hacia alternativas menos dañinas, con una perspectiva realista sobre la adicción al tabaco.

Asimismo, la ejecutiva, que además es médica y madre de dos adolescentes, me habló de cómo promueve tanto personal como profesionalmente la prevención del tabaquismo; sin embargo, reconoce la dura realidad: muchos fumadores no dejarán de fumar.

En respuesta a esta realidad, la Dra. Constantini destaca la transformación significativa de PMI hacia la innovación de productos menos dañinos. Según la especialista, Philip Morris ha realizado numerosos estudios que revelan que un cigarrillo típico, con sus 600 ingredientes, al quemarse puede liberar más de 7,000 sustancias tóxicas, muchas de ellas altamente cancerígenas. Explicó que el verdadero problema con los cigarrillos tradicionales radica en la combustión del tabaco. Andrea también subrayó la importancia de la nicotina en este contexto. A diferencia de la creencia popular, la nicotina, aunque adictiva, no es la principal causante de las enfermedades relacionadas con el tabaco. Explicó que esta es una distinción crucial que entidades como la FDA en Estados Unidos y el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido han hecho, quienes reconocen que los riesgos mayores provienen de otros componentes en el humo del cigarrillo. Por ello, PMI ha desarrollado el Sistema de Tabaco Calentado (THS), que calienta el tabaco en lugar de quemarlo, con lo que se reduce la emisión de sustancias nocivas de entre un 90 a un 95 por ciento, según los resultados de sus investigaciones in vitro e in vivo, realizados bajo estándares internacionales y Buenas Prácticas de Laboratorio (BPL), así como bajo la supervisión de la FDA.  Por otro lado, al abordar la regulación, Costantini fue enfática en su apoyo a un marco regulatorio que diferencie entre productos y refleje sus niveles de riesgo respectivos. Comentó cómo en algunos de los 80 mercados donde PMI ha lanzado sus productos sin humo, las regulaciones ayudan a los fumadores a transitar hacia opciones menos dañinas.

POR: JAIME NÚÑEZ 

JAIME_NP@YAHOO.COM                      

 @JANUPI

PAL