DEFINICIONES

Las elecciones definidas

En Yucatán una serie de factores vuelve predecible el triunfo de quien ya es gobierno en la entidad

OPINIÓN

·
Manuel López San Martín / Definiciones / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

Menos de 20 días para las elecciones. Además de a la contienda presidencial, vale la pena ponerle el ojo a los nueve gobiernos estatales -incluida la Jefatura de gobierno de CDMX- en disputa.

A estas alturas del partido ya muy pocas elecciones lucen tan abiertas. Veracruz, Morelos, Jalisco, Puebla y CDMX se han cerrado con respecto al inicio. Pronto sabremos cuáles se cruzaron en las preferencias. Seguras para la 4T lucen Tabasco y Chiapas, por amplio margen, y Guanajuato y Yucatán para la alianza PAN-PRI-PRD.

En las cuatro más abiertas, todo apunta, habrá continuidad. Repetirá el partido en el gobierno. En Tabasco el lopezobradorismo está más que vivo, es la entidad con mayor aprobación para el presidente. En Chiapas, la alianza Morena-Verde es invencible; la oposición no existe, en todo caso hay disputa entre grupos afines a la 4T. Lo de Guanajuato tampoco sorprende, es bastión del PAN. Y Yucatán, ni se diga: tiene buenos resultados en seguridad, crecimiento económico y bienestar. Si a eso sumamos que el hasta hace unos días gobernador, Mauricio Vila, quedó libre para reforzar la campaña del candidato del PAN-PRI-PRD, Renán Barrera, la elección parece definida.

De las cuatro, quizá la que menos debería sorprender es Yucatán. Uno de los estados más seguros del país y con mejor calidad de vida, un gobernador bien evaluado y un candidato natural que entregó buenas cuentas como alcalde de la capital, Mérida.

Según la más reciente encuesta de El Heraldo de México, publicada el pasado 19 de abril, Barrera aventajaba con el 41.4% al candidato morenista, que tenía el 35.8%. Y eso que la medición se dio antes de que Vila se separara del cargo, cosa que lo habilitó para reforzar la campaña. Probablemente la distancia ya es mayor.

A eso hay que sumar que enfrente el proyecto de la 4T no acabó de cuajar. Su candidato, Joaquín Díaz MenaHuacho, brincó a Morena buscando el cargo; y su candidato a la capital del estado, Rommel Pacheco, hasta hace unos meses era panista. Pero, además, ambos tienen sospechas sobre sus bienes y propiedades.

Al Huacho le ha pesado no poder aclarar acusaciones en su contra por omisiones en su declaración patrimonial. El morenista no incluyó un par de predios rurales con extensión de 1.5 millones de metros cuadrados, con un valor estimado en más de 20 millones de pesos.

Ambas fincas habrían sido adquiridas en el municipio de Panabá, entre 2015 y 2020, según información el Registro Público de la Propiedad y Comercio de Yucatán.

La primera, de más de 918 mil metros cuadrados, tendría un valor de 13 millones 500 mil pesos. La segunda, de 681 mil 200 metros cuadrados, de 10 millones de pesos, pero solo habría pagado 500 mil pesos.

¿Por qué no declaró ambas fincas? ¿Quería esconderlas? ¿Simple omisión? No lo ha podido explicar.

También hay dudas sobre la manera en que adquirió parte de su patrimonio Rommel Pacheco. Por ejemplo, un departamento ubicado en calle Lago Yuriria número 67, colonia Granada, Miguel Hidalgo, CDMX. Pese a que según el folio real número 1176322, tuvo un valor en mayo de 2009 de 619 mil pesos, en abril de 2021 vendió el 50% de los derechos de propiedad en 650 mil pesos en favor de su pareja, Yajaira Alhely Falla Aguilar. Ambos se declararon solteros al momento de la operación, pero ese día habrían celebrado su matrimonio civil. Llama la atención, pues el esquema de compraventa y el supuesto monto pagado por Falla Aguilar en favor de Pacheco.

Mientras los candidatos de la 4T en Yucatán están enredados y distraídos aclarando dudas, parece que la elección para gobernador ya está definida.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN

M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM         

@MLOPEZSANMARTIN

PAL