COLUMNA INVITADA

Reflexión consultiva con Xóchitl Gálvez

Hace una semana se llevo a cabo el Primer Debate Presidencial 2024 y mucho se ha comentado a lo largo de la semana

OPINIÓN

·
Martha Gutiérrez / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

Hace una semana se llevo a cabo el Primer Debate Presidencial 2024 y mucho se ha comentado a lo largo de la semana. Sin embargo, como Consultora Política hay tres temas que me interesa analizar con Xóchitl Gálvez: El Debate, su Campaña y los Votos.

Porque lo que le faltó a Xóchitl fue poner la disyuntiva, el contraste, y explicar a que se refiere cuando se habla de Cambio.

PRIMERO. En el Debate, lo que observé es que la prepararon para lo que todos pudimos observar. Para pelear y darle respuesta a los temas que están en los medios; que la entrenaron publicistas y posiblemente consultores para un esquema donde dieron respuesta a los intereses, perspectivas y visiones que tienen ellos, y que no son los temas prioritarios en la sociedad. Mi respetuosa reflexión para Xóchitl Gálvez es, que si quiere ser Jefa de Estado y del Gobierno Mexicano, lo primero que tiene que hacer es parecerlo.

Un Jefe de Estado y de Gobierno empieza por conducirse alrededor de los objetivos, y su objetivo principal es el cambio que reconstruya al País después del periodo desastroso de Andrés Manuel López Obrador y su 4T. Faltó en el Debate, y en eso coincido con Carlos Loret de Mola y Raymundo Rivapalacio, que Xóchitl pusiera y explicara el tema del cambio.

Lo que debemos esperar los mexicanos hacia adelante con Xóchitl Gálvez, es el cambio de una conducción ideologizada, propia de la Guerra Fría del siglo XX, con un tirano autócrata; al de una democracia moderna y participativa, con el talento de una sociedad mayoritariamente de las clases medias construidas en el siglo XX, que demandan ser tomadas en cuenta y participar en las decisiones.

Aprovechar el capital humano que México construyó en el siglo XX y en lo que va del siglo XXI.

Dejémosle a Claudia Sheinbaum que represente la continuidad de esa visión ideológica del siglo XX, tal cómo se lo ordena Andrés Manuel López Obrador: unipersonal y de ocurrencias, lo que un sistema de partido único permite y que nos hace retroceder 60 años, justo al período Díaz Órdaz-Echeverría, con un partido único y una hegemonía en el ejercicio gubernamental.

Por su parte, Xóchitl Galvez debe representar el contrapunto: la Democracia Moderna y Participativa que rompe con la hegemonía de un solo pensamiento, para dar acceso a una amplia pluralidad de ideas del siglo XXI, que es lo que nos puede generar a los mexicanos las oportunidades del cambio

Porque si esta es la disyuntiva, entonces Xóchitl nos podrá explicar entre ambos modelos todas las diferencias en materia de Salud y el modelo burocrático tipo Cuba, Venezuela o el de Nicaragua, donde con instalaciones precarias grupos de burócratas y militares definen los alcances de la Seguridad Social a la que los ciudadanos tienen “derecho”. En contraste, el cambio que ella representa debe mantener el derecho a la Salud con un modelo moderno, construido entre todos, con todas las capacidades tecnológicas y de financiamiento.

Este es el contraste y hay que explicarlo.

Como complemento, se definirá si es con tarjeta o sin tarjeta; con bodegas de medicamentos o sin bodegas, esos son asuntos marginales. Lo que si es evidente en materia de Salud, y debe señalarlo, es la la dimensión de la ignorancia de Andrés Manuel López Obrador, cuando acusa que los medicamentos no son distribuidos por los Laboratorios Farmacéuticos.

Eso no sucede en ninguna parte del mundo. Con sus enormes limitaciones López Obrador nunca entendió, que una cosa es la producción de medicamentos basados en patentes a partir de los procesos de investigación de los laboratorios médicos, y otra muy diferente es el tema de la distribución y la logística. ¡Son especialidades diferentes!

Porque bajo esta lógica López Obrador debe explicarse así mismo, que es lo que permite que una empresa como Amazon, se convierta en una gran corporación de logística y distribución de productos en el mundo sin tener una sola fabrica. O porque Alibaba.com, es la gran empresa de distribución de China que agrupa a cerca de 100 millones de productores y maneja la comercialización de este en el mundo.

López Obrador nunca entendió que producir y distribuir son actividades y especialidades diferentes. De esta manera destruyó y dejo sin acceso a medicamentos y a la Salud a 53 millones de mexicanos.

La Mega-Farmacia resultó otro rotundo fracaso, porque Andrés Manuel López Obrador y su 4T no tuvieron la capacidad de diferenciar. Porque no es un asunto ni de un laboratorio ni de una “bodegotota”. Lo que el actual gobierno debió haber construido y no lo hizo porque no sabe cómo, es una enorme red de distribución que permitiera en tiempo real conectar a las farmacéuticas con 8 ó 10 mil puntos de entrega, y resolver el desabasto con sistemas digitales (tecnología )en tiempo real.

A cambio de eso, decidió tirar el dinero de los mexicanos en una Mega Farmacia que no funciona, que no resuelve la demanda y donde solo van a acumular inventarios que después tienen que volver a desplazar, incluso, hacia el mismo punto de origen de donde inicialmente salieron los medicamentos.

En resumen, lo que ha distinguido a este gobierno son un cumulo de ocurrencias por ignorancia y falta de capacidad. De eso, los ciudadanos hemos tenido que pagar el costo y las consecuencias de sus incapacidades.

Esta visión fracasada, de tiranía, anacronismos y sin permitir la participación de la sociedad, es lo que Xóchitl debió plantear en el Debate.

Porque del lado de Xóchitl, del lado de la ciudadanía, lo que debe plantearse es el caudal de talento que tiene la sociedad mexicana y que se debe aprovechar, con todas sus capacidades sujetas y dispuestas a someterse a regulaciones. Porque si el problema era de abusos en los precios de los medicamentos, en lugar de derrumbar todo un sistema lo corriges y lo regulas.

La misma disyuntiva de continuidad y cambio se da en Educación, vamos a continuar dentro de un sistema que a todas luces es anacrónico y nos tiene sumidos en la pobreza, o vamos a construir un Nuevo Modelo Educativo que nos permita aprovechar las oportunidades de los acelerados cambios tecnológicos que responda a una sociedad diversa, en un mundo diferenciado. Donde el común denominador sea la tecnología, con una visión formativa para que nuestros jóvenes tomen las oportunidades del cambio acelerado que nos ofrece el mundo de hoy y que les permita mejorar sus actuales condiciones.

Así sucesivamente en cada uno de los temas que se abordaron en el Debate.

Porque en Materia de Salud, el debate no era discutir la entrega de una tarjeta para que te suministren los medicamentos. No. Era sobre un Sistema de Distribución que no ha tenido el Sector Salud, ese es el tema.

En Educación, la discusión no era si van a poner computadoras en las escuelas. La discusión estaba en contrastar el modelo ideológico de AMLO, contra un nuevo concepto de educación para el siglo XXI.

Ojalá, Xóchitl Gálvez en el próximo debate se de la oportunidad de diferenciarse.

SEGUNDO. La campaña, el objetivo es poner el mensaje del cambio y sus oportunidades en los oídos de los ciudadanos que van a votar. Para eso, hay que tener mensajes sencillos que los entienda y adopte cualquiera, y que puedan ser distribuidos para que lleguen a la emoción de los casi 100 millones de electores que existen en el listado nominal.

En eso, Andrés Manuel es muy bueno y lo hace de manera natural. Xóchitl Gálvez también tiene ese talento, sin embargo no se esta aprovechando.

En su campaña, Xóchitl va queriendo construir un mensaje para cada público, pero es tal la vorágine del proceso, y la cantidad de mensajes que circulan a través de los distintos medios y herramientas digitales, que si no hay un foco bien definido y preciso, se crea confusión. El foco es el cambio.

La prueba de que no se esta entendiendo, es que van y piden al INE que suspenda La Mañanera. Cuando la mañanera esta dirigida a un segmento totalmente adoctrinado y otro que simpatiza con AMLO. De ninguna manera las clases medias que son el objetivo de la oposición para ganar la elección ven la Mañanera. En contraste, existe un 58% que representa entre 35 y 45 millones de electores que no necesitan ser ideologizados para poderlos convencer. Lo que se requiere es un proyecto de cambio, que los publicistas de Xóchitl no han tenido ni la creatividad y ni la claridad para explicar de que se trata ese proyecto de cambio.

Porque ese proyecto de cambio tiene que ver con los intereses específicos de cada ciudadano, y su incorporación. Para eso, hay que comenzar por conocer esos intereses.

En lugar de eso Xóchitl ocupa un día para explicar a los medios que el resultado del Debate fue el formato, otro para decir que la falta de repunte en las encuestas y que no baje su discurso a ras de tierra es por culpa de las Mañaneras, y otro día va y pide que los Programas Sociales dejen de ser utilizados electoralmente, y que dejen de decir que ella no los va a suspender.

O sea que hasta el día de hoy, la agenda la sigue poniendo Andrés Manuel López Obrador. En lugar de que la agenda la ponga el cambio y el contraste que Xóchitl Gálvez representa. A ella, únicamente le corresponde explicar el cambio y en que consiste. Que lo entendamos todos y que todos nos conectemos con el.

Como lo he venido señalando en mis anteriores textos, hay suficientes votos para ganar y además con un amplio margen, pero Xóchitl Gálvez tiene que dar un manotazo en la mesa y decir a sus publicistas que lo que quiere y necesita, es consolidar un solo mensaje y que lo entienda todo el mundo.

Desafortunadamente, da la impresión de que sus publicistas no saben hacer esto, que no entienden de que se trata una campaña presidencial, y que no saben diferenciar cual es el Cambio. Por otra parte, más que convocatorias para participar en Mesas Temáticas, lo que Xóchitl necesita, es tener cerca de ella a expertos que tengan claras las agendas de cambio a las que se va a comprometer de una vez que gane la elección.

TERCERO. Los votos le van a llegar. Sí, siempre y cuando los ciudadanos la entiendan, la conozcan, la escuchen y estén seguros de que lo que les ofrece, es lo mejor para ellos. Si este proceso no se da, no van a votar por ella. Porque de manera natural el ser humano se resiste al cambio, y porque AMLO sin duda aunque no les ofrece lo mejor, les ofrece lo que tiene.

Para lograr que este proceso sea exitoso, Xóchitl requiere de una enorme estructura nacional que en un lapso de 50 días, pueda llegar a tocar las puertas de 45 millones de electores (la mitad de listado nominal) que necesitan conocerla y que estén dispuestos a votar por ella.

La única manera de lograrlo es que Xóchitl Gálvez haga un ejercicio de unificación y articulación de su campaña, con las campañas de los más de 20 mil candidatos que están participando por parte de la Coalición Fuerza y Corazón por México (PAN, PRD, PRI), desde Regidores hasta Gobernadores que andan cada uno por su lado (como ella), y que andan sueltos porque equivocadamente los partidos políticos suponen que los candidatos por el solo hecho de haber sido designados, en automático tienen las capacidades, las metodologías, los contenidos y los recursos para hacer las campañas. Sin embargo, eso no es cierto.

Los dueños y gerentes de los partidos políticos, piensan que con haberles entregado la Franquicia y una migaja de los recursos que les dieron para las campañas es suficiente, y no. No lo es, no en una contienda de alta complejidad como la que estamos viviendo en el 2024.

Entonces, hagamos una revisión de conjunto.

Para que Xóchitl Gálvez gane, debe tomarse de la mano con los más de 20 mil candidatos de la Coalición y convocarlos a la organización de una gran cruzada, y que vayan a todos los domicilios del país a explicar que es el Cambio, y el porque, a la sociedad mexicana le conviene.

Si no lo hace, no hay manera.

Enseguida, tiene que hacer que sus comunicadores y publicistas construyan un mismo mensaje que haga un poderoso contrapunto con la continuidad y el plan C que esta vendiendo la 4T. Que sea tan poderoso, que para todos resulte obvio que el futuro esta del lado de Xóchitl Gálvez y de cada uno de los candidatos de la Coalición, porque todos tienen el mismo objetivo: un México del siglo XXI, con oportunidades para todos.

Finalmente, que en el siguiente debate sin titubeos, Xóchitl acuda como Jefa de Estado con un gran proyecto de futuro para México.

El objetivo, es que los mexicanos la veamos en esa escala y de ese tamaño. Porque con todo respeto, ya no es un asunto de dichos, es de autoridad.

Xochitl, si en verdad quieres ser la primera Presidenta de México. Compórtate como tal.

Y no es pregunta.

POR MARTHA GUTIÉRREZ

Vocal del Consejo Directivo Del Instituto de Política y Gobernanza, A. C.

@MarthaGtz

MAAZ