SE TENÍA QUE DECIR

Se Celebra el Primer Foro Binacional sobre Transporte Marítimo y Puertos Sustentables

En julio pasado, escribí una columna sobre la importancia de la estrategia actualizada

OPINIÓN

·
Tania Miranda / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: El Heraldo de México

En julio pasado, escribí una columna sobre la importancia de la estrategia actualizada de descarbonización que publica ese mes la Organización Marítima Internacional (OMI), a través de la cual todos sus miembros—incluido México—se comprometieron a reducir las emisiones de CO 2 en 20% para el 2030 y a netas cero para 2050. Se actualiza en un momento de creciente presión global por combatir el cambio climático.

Si bien el 82% de las mercancías que se transportan en el mundo se realiza por vía marítima, este sector es responsable del 3% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) anuales—casi las mismas que emite un país como Alemania—y se estima que podrían aumentar en un 150% para 2050 si no se toman medidas.

A casi ocho meses del acuerdo de la OMI para movilizar al sector hacia las emisiones netas cero, y por el cual correspondería a México como miembro de dicha organización dar cumplimiento a los compromisos adquiridos internacionalmente, nuestro país sigue sin publicar una estrategia nacional para hacerlo.

Las herramientas para fomentar esta transición se categorizan en dos grandes rubros y en inglés se conocen como sticks and carrots, que son las regulaciones (desde cuotas y estándares hasta tarifas e impuestos) y los incentivos (en general mecanismos económicos para fomentar una acción, como los subsidios), respectivamente. De momento, no contamos en México ni con uno ni con otro.

Actualmente, el único brazo del gobierno que está llevando a cabo acciones en este sentido es la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante, que en septiembre de 2023 anunció la elaboración de una Estrategia de Descarbonización del Sector Portuario, definiendo como primera etapa la elaboración de un inventario de emisiones.

Sin embargo, esta estrategia dejaría fuera una pieza clave del rompecabezas: las acciones relacionadas con los barcos, empezando por el combustible que usan. El 98% de la flota global de embarcaciones utiliza combustibles fósiles, responsables como sabemos por el incremento de la temperatura global, por lo que la descarbonización del sector recae, principalmente, en dejar estos atrás.

Además de fomentar mejoras en operaciones portuarias, su eficiencia energética, y la electrificación de servicios portuarios e intermodales, se deben fomentar cadenas de producción y suministro de combustibles alternativos, que comienzan con algo que en México abunda: la energía renovable. Esto tiene todo que ver con la política energética, y se necesitaría de una visión estratégica holística fundamentalmente distinta a la que se tiene actualmente en Palacio Nacional.

Sin embargo, estaría en el interés común de México, pues apostar en convertirnos en exportadores de estos combustibles, y de tener puertos sustentables con tecnología de punta, exponenciarían los beneficios que podemos obtener con las famosas tendencias de nearshoring que tanto escuchamos.

En esa misma columna, sugerí que trabajemos con los diferentes actores del sector para fomentar la acción temprana y voluntaria, y apoyemos a los puertos a descarbonizar sus operaciones, ya que esto nos volvería un sitio atractivo para el número cada vez mayor de empresas y clientes que buscan adquirir y transportar su mercancía de la manera más sustentable.

La acción voluntaria es necesaria por esta falta de regulación de parte del gobierno. En ese ímpetu, el 14 y 15 de febrero el Instituto de las Américas en colaboración con la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo, el Fondo Mundial para la Naturaleza y el Foro Marítimo Global, convocamos un foro con enfoque binacional que reunió a actores clave de México y del estado de California, EUA, así como a líderes de pensamiento globales, para promover acciones que reduzcan los impactos ambientales de ese sector.

El encuentro, celebrado en La Paz, BCS, reunió a más de 80 personas entre autoridades, expertos en energía renovable y descarbonización, así como empresas interesadas en la mitigación de impactos ambientales para compartir avances tecnológicos, mejores prácticas y tendencias globales.

Se contó con la presencia de autoridades clave para el desarrollo del sector en México, incluyendo a la Coordinadora General de Puertos y Marina Mercante, la Capitán de Altura Ana Laura López; representantes de los puertos de Ensenada, Lázaro Cárdenas, Manzanillo y BCS en México, así como de Los Ángeles, Long Beach y San Diego en EUA; bancos de desarrollo y agencias multilaterales, el Centro de Cooperación Tecnológica de la OMI y múltiples organizaciones de sociedad civil y academia.

El evento culminó con el anuncio de compromisos contraídos por diferentes actores para promover la sustentabilidad del sector en México, el más relevante siendo la postulación de tres empresas para trabajar en convertirse en “Campeones de México por un transporte marítimo sustentable", iniciativa que busca elevar la ambición y liderazgo de las empresas mexicanas a que reduzcan su huella ambiental.

Los candidatos postulados fueron Baja Ferries, armador mexicano con operaciones en el Pacífico y Golfo de California; Maritime Procurement Services (MPS), empresa especializada en manejo de residuos, y Navalmex, empresa especializada en suministro de combustibles marinos.

Si bien una estrategia nacional y un cambio en la política energética serían los principales motores de una verdadera transformación del sector, hay mucho que se puede lograr con el liderazgo de la industria privada.

No sólo de empresas de la industria, sino muchas que son dueñas de carga que se moviliza alrededor del mundo, como Amazon, Unilever, IKEA y otras.

Ellas tienen el poder de fomentar cambios a gran escala si demandan servicios de transporte más verdes. Además, los puertos de forma individual pueden lograr cambios importantes, como trabajando con cesionarios a adoptar energías verdes u otorgando descuentos tarifarios a embarcaciones que emitan menos contaminantes. No dejemos que la falta de acción de arriba nos inmovilice a todos.

POR TANIA MIRANDA

DIRECTORA DEL PROGRAMA DE MEDIO AMBIENTE Y CAMBIO CLIMÁTICO DEL INSTITUTO DE LAS AMÉRICAS

@TANIAMIR_

MAAZ