COLUMNA INVITADA

Elisa y la violencia sistematica

Mi agresor decidió entonces como estrategia legal para impedir que mis hijos y yo volviéramos a formar nuestro hogar, inventar el delito de corrupción de menores de mi parte hacia mi hijo y una falsa agresión sexual de quien fue mi testigo en el juicio familiar

OPINIÓN

·
Diana Murrieta / Colaboradora / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

Reconocer la violencia institucional como concepto puede ser complejo debido a la profundidad que suele conllevar pero el escucharlo desde las víctimas o sobrevivientes puede resultar de fácil comprensión; para la columna de hoy le pedí a Elisa que relatara la situación que está viviendo en este momento, no solamente para darle voz a su verdad sino también para cuestionar a nuestras instituciones:

“Mi nombre es Elisa María Zaldivar Barcelata, soy veracruzana y residente del Estado de Quintana Roo desde hace 6 años, soy víctima de violencia vicaria del padre de mis 2 hijos, el nombre de mi agresor es Juan Eugenio y junto con algunas autoridades judiciales fabricaron un delito en contra de mí, inculpándome de una supuesta corrupción de menores en agravio de mi hijo con el único objetivo de violentar mis derechos de mujer y madre para impedir recuperar a mis hijos.

Desde abril del 2021 mi agresor alejó del lecho materno a mis hijos y los retuvo con él. A partir de ese momento, mediante engaños y falsedad, inicio un juicio familiar en Veracruz, donde al asistirme de la verdad logré comprobar sus actos de violencia familiar y mediante 2 sentencias: la primera por por parte de los Tribunales Colegiados en materia Civil de Veracruz y la otra de un juez de primera instancia en materia familiar de Veracruz en donde, otorgan dar cumplimiento al fallo protector en donde se ordena la restitución inmediata de mis hijos.

Mi agresor decidió entonces como estrategia legal para impedir que mis hijos y yo volviéramos a formar nuestro hogar, inventar el delito de corrupción de menores de mi parte hacia mi hijo y una falsa agresión sexual de quien fue mi testigo en el juicio familiar.

Por este motivo fui privada de mi libertad desde el 13 de octubre de 2022, siendo otro acto de la violencia al que este agresor me ha sometido, además de ser víctima de la violencia institucional por parte de las autoridades que han conocido de mi caso hasta llegar encontrarme dentro de un CERESO en prisión preventiva oficiosa sometida a un proceso de investigación completamente fraudulento, donde se ha hecho uso de tráfico de influencias, el verdadero delincuente es Juan Eugenio quien ha sido amparado por la violencia institucional y están usando este CERESO para recluir a una mujer inocente que todo lo que desea es volver a estar con sus hijos.”

La situación de Elisa es solo una de las cientos de mujeres que pasan por estas violencias; debemos entender como violencia sistematica aquella que perpetua un camino lleno de violencia hacia una mujer, entendiendo que pasa de tener un agresor a tener un sistema - normalmente jurídico o político- que encubre al mismo, haciendo más robusto y profundo el camino.

La violencia sistematica es una reiteración al poder del agresor, un respaldo, un cobijo e incluso una cláusula de intocabilidad para ellos, les da valor, más poder sobre la víctima y perpetuan la corrupción dentro de nuestro sistema judicial.

POR DIANA MURRIETA

PRESIDENTA Y FUNDADORA DE NOSOTRAS PARA ELLAS, A.C.

@DIANAMURRIETAM

MAIL DIANA.MURRIETA@NOSOTRASPARAELLAS.ORG

PAL