TRES EN RAYA

Tiempos de persecución política

Sí, son tiempos de persecución política. La persecución que inicia con la denostación verbal en la palestra de la mañanera

OPINIÓN

·
Verónica Malo Guzmán / Tres en Raya / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

‘La noche de los cuchillos largos’, hecho histórico y que, a modo de frase, se usa para referirse a cualquier acto de venganza. Hoy, más allá de la persecución y terribles asesinatos de políticos contrarios a Hitler en 1934, tiene una nueva versión en el México de la 4T (bueno, ya van varias ediciones).

Sí, son tiempos de persecución política. La persecución que inicia con la denostación verbal en la palestra de la mañanera.

Todo aquel que ose pensar diferente a López Obrador, señalar las pifias de su gobierno o sirva de contrapeso al poder omnímodo que busca Andrés Manuel, es señalado desde Palacio Nacional. Y se acentuará ahora con la salida de Lorenzo Córdova y Ciro Murayama del INE.

Ya van varios años en los que la verborrea presidencial señala a esos dos ex consejeros electorales a pesar de sólo haber cumplido su deber de velar por la democracia y mantener al INE como está establecido en la Constitución: un órgano constitucional autónomo. Pero ahora, con la salida de estos funcionarios electorales Adán Augusto López, en lugar de buscar la reparación del daño para los familiares de los 39 migrantes muertos, pedir perdón —dado que el INM depende de Gobernación— o buscar buenos abogados para enfrentar posibles demandas (ciertamente en el 2024 cuando deje el gabinete), mejor ha optado por hacerse publicidad en su intento de ser la corcholata favorita y se ha enfilado en contra de Lorenzo y Ciro.

Tan sólo durante la semana pasada, dos veces Adán Augusto se desenmascaró, haciendo que las hostilidades avancen en contra de los exconsejeros electorales. No se da cuenta que sus amenazas le costarán más a la 4T de lo que pudieran redituarle. Sus acusaciones no se sostienen jurídicamente; él, en cambio, bien podría ser denunciado como responsable de la tragedia de los migrantes antes referida.

Lorenzo Córdova, ante la clara e ilegal embestida del secretario de Gobernación, considera que los tiempos de persecución han iniciado. En lo particular —como ya dije— creo que ya llevan un buen rato, sólo que ahora arrecian.

Desafortunadamente, el académico deberá adicionalmente invertir tiempo y esfuerzo a partir de ahora para mantener a la ciudadanía al tanto de lo que le irá ocurriendo, especialmente porque estos procesos de persecución generalmente tardan muchos años en cobrar forma —evolucionar y terminar—. Y la gente, pierde la cuenta y la atención ante lo inmediato. Así es eso.

La 4T no descansará en su intento de denostarles. Especialmente por haber logrado una férrea defensa de la democracia y por haber recordado a la ciudadanía el valor y la necesidad del INE apartidista, imparcial, autónomo, eficaz e independiente.

Pero además de informarle a la población, y más allá de su formación como abogados, los ex consejeros deberán contratar en su momento litigantes especialistas en el intríngulis de conocer las acusaciones administrativas, que muchas veces sólo tienen la función de justificar los puestos y funciones de las partes demandantes, fastidiar a exfuncionarios públicos y costarle al contribuyente sus impuestos…

Las hostilidades avanzan, escalan, profundizan la charada de un gobierno “90% honesto y 10% capaz” que no ha sido ni una ni otra cosa. Sólo un grupo que quiere que el pueblo le dé la razón. Eso para mantenerse en el poder no importando el deterioro de las instituciones y menos de la calidad de vida y desarrollo de la ciudadanía.

Muestra de ello es Adán Augusto, quien juega el papel de gandul abusivo. Si cree que así logrará que Claudia Sheinbaum parezca como más ecuánime, objetiva y con aspecto presidencial, está equivocado. Me temo que sólo terminará salpicándola de su inmundicia.

Los tiempos de persecución política continúan. Hasta los de la 4T deberán aprender a cuidarse; cuidarse de ellos mismos. Sí, a algunos les tocará su turno y sus hoy compañeros serán sus verdugos.